Logo La República

Sábado, 15 de diciembre de 2018



INVERSIONISTA


Gigantes del oro se achican

| Lunes 01 abril, 2013



Planes de expansión se detienen en todo el mundo

Gigantes del oro se achican

La próxima moda será la separación de las grandes

Las diez empresas auríferas más grandes encabezadas por Barrick Gold Corp. gastaron más de $100 millones en los últimos 20 años comprando nuevas minas y proyectos en el mundo entero. Ahora están sintiendo la presión para dar marcha atrás con esa estrategia.
Gold Fields Ltd. escindió la mayoría de sus activos sudafricanos en febrero. John Paulson, el multimillonario inversor en fondos de cobertura, está exigiendo una fragmentación de AngloGold Ashanti Ltd. con sede en Johannesburgo. Barrick, que tiene 27 minas, está vendiendo activos después de que una adquisición y gastos superiores a los presupuestados contribuyeron a cancelar $27 mil millones de valor de mercado de la empresa canadiense.
Un índice Bloomberg de 14 grandes mineras de oro perdió un 27% en el último año, peor que la caída del 7,2% en un indicador similar de empresas petroleras globales. La industria del oro, que tuvo un desempeño inferior al del metal durante cinco de los últimos siete años, ha intentado frenar la caída poniendo fin a las protecciones contra el aumento del precio del oro, incrementando los dividendos, construyendo nuevas minas y, en este último tiempo, prometiendo disciplina para el gasto. Escindirse o vender activos podría ser su siguiente opción.
“La próxima moda será la separación de las grandes”, dijo Mark Bristow, máximo responsable ejecutivo de Randgold Resources Ltd. La empresa con sede en Jersey, Channel Islands, considera que el número óptimo de minas es “cuatro o cinco, seis estirándose mucho”, dijo.
Estas medidas seguirían el ejemplo de las compañías petroleras internacionales que se escindieron para sacar más partido de su potencial. ConocoPhillips, el mayor productor estadounidense independiente de petróleo y gas, escindió su unidad refinadora en mayo, menos de un año después de que Marathon Oil Corp. de Houston presentó su red de refinación como una empresa aparte.
Los accionistas han perdido el entusiasmo por una mayor expansión conforme las valoraciones del sector declinaron. El ratio valor/ganancias antes de interés, impuesto, depreciación y amortización de las empresas mineras auríferas más grandes cayó hasta 6,3, menos de la mitad del múltiplo a fines de 2010, muestran datos compilados por Bloomberg.
La estrategia de aumentar la extracción de oro fue encabezada por Barrick, que se convirtió en líder de la industria en 2006 cuando compró Placer Dome Inc. por $10.200 millones. Barrick, que actualmente opera en cuatro continentes, vio aumentar a más del doble el costo estimado de su mina Pascua-Lama sobre la frontera entre Argentina y Chile hasta $8.500 millones y tuvo una amortización de $3 mil millones sobre una mina de cobre zambiana el mes pasado.
“Manejar algo así es como arrear gatos”, dijo George Topping, un analista de Toronto en Stifel Nicolaus Co. “Resulta muy difícil en todas estas zonas horarias diferentes, culturas, regímenes fiscales y políticas diferentes”.
Los inversores, cansados de los reveses operativos y las compras malogradas, se han volcado a productos negociados en bolsa con respaldo en oro que hacen un seguimiento del precio del metal.
“La industria minera ha perdido mucho de su atractivo, y su interés, debido a una mala dirección, una mala producción, promesas excesivas y gastos mayores que los presupuestados”, dijo Gerald Panneton, ex ejecutivo de Barrick que es máximo responsable ejecutivo de Detour Gold Corp., operador de una mina en Ontario. La empresa minera de oro global “no es un modelo sustentable”, dijo en una entrevista el 5 de marzo.

Liezel Hill / Bloomberg News