Enviar
De todos los decomisos hechos, en ninguno se ha concretado la retención definitiva del automóvil en el marco de la nueva Ley de Tránsito
Futuro de autos retenidos a conductores ebrios desata confusión

• Ciudadano presentó ayer el primer recurso de amparo contra la legislación

Carlos Jesús Mora
[email protected]

Por un lado los diarios informan una cosa, por otro los noticiarios de televisión otra. Las declaraciones de un oficial de tránsito se contraponen con las de otro y al final nadie sabe quién tiene la razón.
Es evidente: hay mucha confusión alrededor de lo afirmado en el sentido de si el chofer ebrio no solo irá la cárcel sino que pierde su carro y como algunos se atreven a afirmar, el vehículo pasa a ser patrimonio del Estado en el marco de la nueva Ley de Tránsito, que entró a regir hace apenas 8 días.

Por su parte, algunos oficiales de tránsito aseguran ante los medios de comunicación que una vez confiscado el automóvil a un chofer ebrio, el vehículo pasa a manos del Estado inmediatamente, el Ministerio de Obras Públicas apunta lo contrario, aludiendo que la Ley de Tránsito por ningún lado estipula que el dueño pierde su carro y ratifica que es una decisión meramente penal, al final de un debido proceso.
LA REPUBLICA trató de constatar la posición de algún juez de tránsito, sin embargo, la oficina de prensa de la Corte dijo que no era posible.
Entre tanto, ayer por la tarde sucedió lo que muchos sectores opositores a esta legislación vaticinaban, la Sala Constitucional recibió el primer recurso de amparo interpuesto por un ciudadano.
José Rafael Fuentes, recurrió a la Sala impugnando específicamente la norma que castiga con cárcel a los choferes en estado de ebriedad.
En su justificación Fuentes alega que el alcoholismo esta considerado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una enfermedad, por lo tanto “se les debería aplicar otra sanción como una medida curativa y no cárcel, que es el último de los castigos en nuestro país”, según consta en un comunicado distribuido ayer por la oficina de prensa de la Sala.
El recurso bajo el expediente 08-18098 se someterá a un estudio de factibilidad y si se acoge, la ley deberá suspenderse mientras los magistrados se pronuncian al respecto.
“Es una ley excesiva, ya esperábamos un recurso de este tipo. No es posible que se castigue con multa, penalmente, suspensión de licencia y cárcel, es una exageración”, comentó Luis Antonio Barrantes, jefe de fracción del Movimiento Libertario, agrupación opositora a esta ley.
Por su parte sus defensores se mostraron confiados de que los magistrados no acogerán este amparo.
“Veo muy difícil que sea acogida, estamos hablando de conducción temeraria y que pone en peligro a la sociedad y por lo tanto debe de haber una sanción, no hay fundamentos jurídicos para desprestigiar esta legislación”, dijo Andrea Morales, presidenta de la comisión de Asuntos Jurídicos del Congreso, donde se dictaminó esta ley.
Ver comentarios