Enviar
Imágenes satelitales le dan la razón a Costa Rica sobre invasión de Nicaragua a territorio nacional
Fotos de la ONU ratifican daño en Calero
Prueba será presentada hoy en audiencia en la Corte Internacional de La Haya
Imágenes satelitales de la Organización de Naciones Unidas (ONU) comprueban la devastación ambiental que Nicaragua ocasiona desde octubre de 2010 en la costarricense Isla Calero.
Además del daño en el ecosistema de la zona, las pruebas fotográficas también destacan el impacto indirecto a todo el humedal, tanto en Costa Rica como en Nicaragua.
Uno de los puntos claves del estudio es la confirmación de que no existen ríos estacionales entre el río San Juan y la laguna Portillos a través de Isla Calero, argumento utilizado por Nicaragua para justificar el canal que desarrolla sin autorización.
“El informe de UNOSAT desvirtúa de manera categórica las afirmaciones del ex guerrillero Edén Pastora (encargado de los trabajos en Calero)”, dijo el canciller René Castro, pues en ocasiones pasadas el denominado “Comandante Cero” había dicho que ese canal estuvo allí hace décadas y que delimitaba la frontera, pero fue tapado por la sedimentación.
El documento fue dado a conocer ayer por UNOSAT, órgano de la ONU especializado en proveer información satelital mediante fotografías o imágenes al Consejo de Seguridad y a las misiones de paz o humanitarias.
El informe publicado ayer en su sitio en Internet se realizó con información recopilada desde 1979, con especial énfasis desde octubre pasado, cuando se suscitó la invasión y destrucción ambiental por parte de militares y obreros del vecino país del Norte en Isla Portillo, en una región conocida popularmente como Isla Calero.
El análisis hecho por UNOSAT será utilizado como prueba hoy en el seno de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, donde se discute sobre este litigio y se analiza la solicitud de Costa Rica de que mientras que no se emita una resolución, se le ordene a Nicaragua abandonar suelo costarricense.
Ello tomando en cuenta que un proceso judicial en esta instancia podría prolongarse entre cuatro y cinco años.
En estancia judicial asimismo se utilizará el informe de la Convención sobre Humedales (Ramsar), que también confirma el daño en suelo nacional, como prueba para justificar la tesis de Costa Rica.
El conflicto con el vecino del Norte se suscitó desde el pasado 21 de octubre, cuando el país denunció que Nicaragua vertía en su territorio los sedimentos de un dragado que realiza en el río San Juan.
Pocos días después, Costa Rica también denunció la invasión de militares nicas a Isla Calero, donde permanecen todavía decenas de obreros del vecino país del Norte.
Pese a las denuncias ticas ante la comunidad internacional y en la Organización de Estados Americanos (OEA), a la fecha Nicaragua mantiene sus tropas en dicho lugar y el daño en la zona es cada vez más grande.

Natasha Cambronero
[email protected]

Ver comentarios