Enviar
Contraloría encontró que ente inspector del proyecto es “juez y parte”
Fiscalización de puerto Caldera deficiente

• Unidad independiente deberá ejecutar las labores de supervisión y vigilancia

Danny Canales
[email protected]  

Pese a que desde hace 14 meses una empresa privada asumió la operación del puerto de Caldera, la fiscalización sobre ese proyecto aún presenta deficiencias.
El problema radica en que se le asignó a un mismo órgano la tarea de fijar los mecanismos de control del contrato y a la vez supervisar que estos se ejecuten.
A todas luces en ese caso se está perdiendo la independencia de criterio pues la institución asignada es “juez y parte” en las labores de fiscalización, reveló un informe de la Contraloría General de la República.
Debido a esa inconsistencia el órgano contralor ordenó al Instituto Costarricense de Puertos del Pacífico (Incop) la creación de una Unidad Técnica de Supervisión que se encargue de velar por que tanto el gobierno como la empresa adjudicataria cumplan el cartel de licitación del proyecto portuario.
“Esta situación incumple el Manual de Normas Generales de Control Interno (…) en el cual se establece que no deben estar concentradas en un mismo puesto o unidad, las funciones que puedan comprometer el equilibrio y la eficacia del control interno y de los objetivos y misión institucionales”, dijo la Contraloría.
En ese sentido, los tres contratos que están vigentes actualmente en el muelle de Caldera contemplaban la creación de una Unidad Técnica de Supervisión, pero hasta la fecha no ha sido creada.
Sin embargo, el Incop acordó concentrar las labores de fiscalización y las administrativas en la Secretaría Fiscalizadora.
LA REPUBLICA intentó conocer la posición de Urías Ugalde, presidente ejecutivo del Incop, pero no devolvió la llamada a pesar de que en su oficina se nos solicitó el número telefónico y se nos prometió que el funcionario llamaría cuando se desocupara.
El plan de modernización del puerto del Pacífico fue dividido en tres proyectos.
Dos fueron adjudicados a la Sociedad Portuaria Caldera, de capital colombiano y costarricense, los cuales comprenden la modernización y equipamiento del muelle de carga y la construcción de una terminal granelera. La inversión estimada supera los $40 millones.
El otro proyecto consiste en la compra de un nuevo remolcador y mejoras a los dos que tenía el Incop. Esas tareas le fueron encomendadas a la firma chilena Suramericana Agencias Aéreas y Marítimas por un monto que supera los $6 millones.
Ver comentarios