Final de alto voltaje
Curry tendrá que abrirse espacio entre las torres de Oklahoma que no lo dejarán entrar fácilmente. CHRIS IRWING-AFP/ LA REPÚBLICA
Enviar

201605152213520.rec-30-1.gif
Hay una increíble, ironía poética en todo esto.
Los Warriors de Golden State, los poseedores del paso y espacio de la revolución de la NBA, podrían cambiar su enfoque de juego para la final de la Conferencia Oeste ante el Thunder de Oklahoma en la serie que inicia hoy.
La NBA sufrió una revolución de estilo con un equipo que juega a la velocidad del correcaminos, lanzando una lluvia de triples durante toda la temporada, además de contar con el MVP y mejor tirador de la historia del deporte; olvídense de Jordan, Byrd o Chamberlain, con 402 triples en una temporada, Stephen Curry es el jugador con mejor puntería de todas las épocas.
La ironía está en el enfoque que tendrán ante su inesperado rival:
Rebotar. Sí, el arte de ganar la posesión de un tiro errado.
Es un factor que muchos le quitan importancia para ganar partidos, pero ante los Spurs, el Thunder dominó el tablero con hombres de más de 2 metros de altura en la bomba.
Durante meses se presumió que los Spurs de 67 victorias en la temporada contra los Warriors de 73 victorias sería la final épica, pero en los malos días de sus tiradores, San Antonio no pudo ante la altura de su rival.
En cambio, habrá una final que empareja dos equipos con estilos opuestos, la nueva escuela contra la vieja escuela.
Kanter y Adams son los gigantes de Oklahoma, el entrenador de los actuales campeones podría optar por darle una ayuda a su centro, Bogut, o mantener su idea progresiva de dominar los espacios de la cancha y avanzar en el marcador de a tres.
Pero, ¿qué si la era de tener dos torres debajo del aro como era popular en la NBA de los noventa tendrá su renacimiento? ¿Podrá el Thunder imponer su táctica ante el equipo que no pudieron vencer en la temporada regular?
Solo queda sentarse y esperar una magnífica serie que promete grandes emociones.


 



Ver comentarios