Enviar
Filmeguía 10-5-08

Mario Giacomelli
Para la República

Petróleo sangriento
“There Will Be Blood” (2007), de Paul Thomas Anderson. Con Daniel Day-Lewis y Paul Dano. Drama caracterizado por una formidable tensión interna. Describe el ascenso y la decadencia de un magnate petrolero, consumido por la codicia y la sed de poder. Con interpretaciones sublimes y una inmejorable puesta en escena, concreta una metáfora de dimensiones épicas. Es una realización excepcional. Unica.
Calificación: 10

El sabor de la noche
“My Blueberry Nights” (2008), de Wong Kar Wai. Con Norah Jones y Jude Law. Primera producción filmada en Estados Unidos por un visionario cineasta chino. Es un delicado melodrama romántico, donde se entrelazan las vivencias de distintos personajes. Aunque no todos los episodios están a la misma altura, la bellísima presentación formal proporciona un fino deleite para los sentidos. Deliciosa.
Calificación: 8

Transylvania
“Transylvania” (2006), de Tony Gatlif. Con Asia Argento y Birol Unel. Una joven embarazada viaja a Rumanía en busca del padre de su bebé. Encuentra un nuevo compañero y se sumerge en la cultura gitana. El papel de la música es determinante en este filme original, libre de esquemas y ataduras. La narración es algo dispersa y las actuaciones irregulares, pero las melodías son irresistibles. Vitalista.
Calificación: 7

Iron Man – El hombre de hierro
“Iron Man” (2008), de Jon Favreau. Con Robert Downey Jr. y Gwyneth Paltrow. Agradable fantasía basada en una revista de cómics. Describe el nacimiento de un superhéroe dotado de una sofisticada armadura voladora. Es una aventura simple y bien contada, con un reparto perfectamente escogido. A nivel espectacular funciona, aunque se queda corta con respecto a otros títulos similares. Metálica.
Calificación: 7

21 – Blackjack
“21” (2008), de Robert Luketic. Con Jim Sturgess y Kevin Spacey. Un profesor de matemáticas reúne a sus mejores alumnos y organiza un plan para desbancar a los casinos de Las Vegas. Aunque no parece, el cuento está inspirado en hechos reales. Los personajes no son llamativos y sus hazañas integran una anécdota insignificante. Los actores lucen desmotivados. La emoción brilla por su ausencia. Perdedora.
Calificación: 4
Ver comentarios