Raquel Pérez, administradora de El Mesón de Cariari, afirma que la sonrisa de sus clientes reafirma que están haciendo bien su trabajo. Esteban Monge/La República

En la cocina del restaurante El Mesón de Cariari se sigue con devoción la tradición culinaria española. Sus recetas más exitosas nacieron de la mano de su fundador, Guillermo García, y bajo ninguna circunstancia alguien en la cocina se atrevería a modificarlas.

Las sonrisas de satisfacción de los comensales son la mejor evidencia para confirmar que la propuesta gastronómica del lugar es bien recibida. Así lo aseguró Raquel Pérez, administradora.

En el menú es fácil encontrarse con platillos de influencia asturiana, lo mismo que catalana. Desde luego que hay clásicos de la cocina española que no faltan.

“Nuestro menú se caracteriza por incorporar muchos mariscos en sus recetas. La papa también tiene mucho uso, es como el producto rey”, explicó Pérez.

La carta es amplia en opciones. Si se trata de tapas hay unas 30 para escoger, aunque desde luego los clientes tienen sus favoritas, como las croquetas de jamón serrano y la tortilla española.

Aunque es sencilla en apariencia, con una base de papa, huevo, aceite de oliva y cebolla, la tradicional tortilla es imperdonable en una visita al lugar. No por nada se llegan a vender hasta 100 al día.

Cuando del plato fuerte se trata hay que optar por alguna de las recetas con carne, mariscos o pescados. Sin embargo es la paella el plato tradicional que más seduce a los visitantes.

“Tenemos opciones para escoger como la mixta, la valenciana, la vegetariana o de mariscos. Si me preguntan les aseguro a los clientes que nuestro fuerte es la versión mixta. Esta receta de don Guillermo incorpora calamares, camarones, mejillones, corvina y trozos de pollo; lleva diversos ingredientes y una salsa secreta de la casa”, afirmó la administradora.

Pérez quiere que los visitantes salgan con la sensación de transportarse hasta España gracias a los sabores. Además está la promesa de que sin importar el día que los visiten el sabor de la comida no cambia.

Una de las características del restaurante es que se transforma en un oasis de naturaleza y tranquilidad, a pesar de lo cerca que está de la autopista General Cañas.


 


 

Ver comentarios

Notas Anteriores