Fernández termina visita a Cuba
Enviar
Fernández termina visita a Cuba

Presidenta argentina mantuvo un encuentro imprevisto con Fidel Castro

La Habana
EFE

El ex presidente cubano Fidel Castro recibió ayer a la presidenta Cristina Fernández, en un imprevisto encuentro que acaparó el protagonismo en la última jornada de la visita de la gobernante argentina a la isla y que puso fin a los rumores sobre su estado de salud.
La reunión, que no estaba contemplada en la agenda de la visita de cuatro días de Fernández, tuvo lugar poco antes de que la presidenta pusiera punto final a sus actividades en La Habana, según informó en una recepción en la legación argentina de la isla a la que no tuvo acceso la prensa internacional.

La gobernante argentina afirmó en el aeropuerto José Martí de La Habana -adonde la acompañó para despedirla el presidente cubano, Raúl Castro- que se reunió con Fidel Castro para hablar durante poco más de una hora, en lo que calificó como el “broche de oro” a su visita.
Desveló que tuvieron oportunidad de dialogar, entre otros temas, sobre el nuevo presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para quien, según dijo, Fidel Castro tuvo “palabras conceptuosas” y al que deseó que pudiera llevar adelante sus ideas.
“Me dijo que (Obama) no sólo tenía una buena historia como dirigente político, sino que, además, era un hombre que se lo veía absolutamente sincero y que creía sinceramente las ideas que con mucha fuerza exponía y que ojalá pudiera llevarlas adelante”, dijo Fernández antes de emprender viaje.
La presidenta añadió que vio “muy bien” el líder cubano, que vestía su habitual ropa deportiva, y que éste le comentó que siguió “muy atentamente la asunción del presidente Barack Obama”.
Raúl Castro también salió al paso de las conjeturas sobre el estado de salud de su hermano al asegurar que “Fidel está bien y no esos rumores que hay por ahí” y anunciar que el lunes saldrá publicado un nuevo artículo de reflexiones.
“Está haciendo sus ejercicios, pensando mucho, leyendo mucho asesorándome a mi y ayudándome”, indicó Raúl Castro y añadió cuando fue preguntado por los periodistas sobre la salud del jefe de la revolución: “¿creen ustedes que si estuviera grave yo estuviera riéndome como estoy aquí?”.
Reconoció que “la felicitación al pueblo por el primero de enero -día del 50 aniversario de la revolución- fue corta”; que vinieron varios jefes de estado y no los vio y que “hace rato no escribe” sus artículos, en alusión al silencio literario que el ex presidente guarda desde mediados de diciembre.
El presidente cubano preguntó si alguien pensaba que en caso de que Fidel Castro estuviera grave él estaría a punto de hacer una visita oficial al exterior como tiene previsto realizar a finales de enero, según informaron fuentes de la Cancillería de Rusia.
Más allá del encuentro con el ex presidente, convaleciente desde julio de 2006 de una enfermedad intestinal que le ha impedido aparecer en público desde entonces, la presidenta argentina cierra una visita a Cuba que ha estado marcada por la coincidencia de fechas con la asunción de Barack Obama como presidente.
Dicha coincidencia fue aludida incluso por la propia presidenta, quien señaló el martes que “si alguien hace diez años hubiera dicho que yo iba a estar aquí en la Universidad de La Habana, como presidenta de los argentinos (...) en el día que en Estados Unidos, además, eligió su primer presidente afroamericano, yo lo hubiera mirado y le hubiera dicho: este hombre (...) se ha vuelto loco”.
En estos cuatro días, la gobernante sudamericana se entrevistó con el presidente cubano, Raúl Castro; clausuró un foro empresarial con hombres de negocios de los dos países, y mantuvo un encuentro con el titular del Parlamento de la isla, Ricardo Alarcón. Ni el pago de los $2.400 millones que la isla adeuda a Argentina, ni la controversia por el impedimento de La Habana a que la médica cubana Hilda Molina pueda viajar a Argentina a ver a su familia, ni la falta de acuerdos concretos en lo comercial han impedido que Fernández haya dado por reiniciadas las relaciones con Cuba.
“Mi visita (...) quiere ser testimonio de este nuevo mundo y de este nuevo inicio de relaciones” entre Cuba y Argentina, indicó Fernández en la clausura del seminario empresarial.

Ver comentarios