Logo La República

Lunes, 19 de noviembre de 2018



BLOOMBERG


Fábricas secretas donde los iPhones van a morir y renacen

Bloomberg | Jueves 18 febrero, 2016

Apple ha vendido más de 570 millones de iPhones desde esa mañana de enero hace nueve años cuando Steve Jobs entró al escenario en San Francisco para “reinventar el teléfono”. Bloomberg/La República


 En una fábrica especializada con seguridad las 24 horas en un lugar no revelado de Hong Kong, los iPhones son cuidadosa y meticulosamente destruidos.
La planta es una entre un puñado distribuido en todo el mundo, elegida por Apple para triturar y reciclar sus icónicos teléfonos.
Y así como las compañías que manufacturan los aparatos están sujetas a estándares y secreto estrictos, lo mismo se aplica en sentido contrario para desensamblarlos, al punto de pesar los fragmentos para asegurarse de que nada se pierda.
Apple ha vendido más de 570 millones de iPhones desde esa mañana de enero hace nueve años cuando Steve Jobs entró al escenario en San Francisco para “reinventar el teléfono”.
Ni siquiera Apple sabe cuántos de esos aparatos están todavía en circulación, en manos de su segundo, tercero o cuarto dueño, u olvidados en algún armario. Pero la compañía quiere asegurarse de que la menor cantidad posible termine en rellenos sanitarios.
Esa es la tarea de la planta ubicada en un parque industrial del distrito Yuen Long de Hong Kong, que pertenece a Li Tong Group, un contratista de Apple. Allí es donde los iPhones, iPads e iMacs van a morir.
Si bien marcas globales como HP, Huawei, Amazon y Microsoft tienen también protocolos detallados para reciclar sus productos, las pautas de Apple son las más rígidas y exactas, según personas que participan en los procedimientos, las cuales no quisieron identificarse porque no están autorizadas a hablar sobre clientes.
"Creo que la gente espera eso de nosotros, creo que nuestros clientes nos valoran en alto grado", dijo Lisa Jackson, que encabeza la sección de asuntos ambientales de Apple. "Es difícil porque estas son piezas del producto increíblemente complejas".
Ni Apple ni Li Tong permitieron el acceso a la planta de Hong Kong, tampoco dijeron cuántas unidades esta recicla ni describieron de modo específico el proceso de desensamblado.
En el negocio de reciclado de la electrónica, la referencia es tratar de reunir y reciclar el 70%, por peso, de los dispositivos producidos siete años antes.