Jeffry Garza, miércoles 12 septiembre 2018

Normalmente se asocia el término de ciudades inteligentes a urbes de primer mundo donde todo está digitalizado, con conexiones wifi en cada esquina.

Aunque esté cargada de tecnología, no quiere decir que una ciudad sea inteligente, pues esto dependerá de que los dispositivos instalados sean útiles para el usuario, según Carlos Ventura, jefe del Departamento de Telecomunicaciones de Rivas Vaciamadrid.

Este municipio de Madrid, España, donde el promedio de edad de sus habitantes es de 34 años, es considerado una ciudad inteligente.

En esta ciudad hay cámaras de videovigilancia, postes de luz led, sensores de movimiento en los semáforos, alquiler municipal de bicicletas y control centralizado del tráfico.

Ventura, que trabaja desde 2004 con la transformación del ayuntamiento en una ciudad inteligente, conversó con LA REPÚBLICA sobre la posibilidad de reproducir este modelo en Costa Rica.

¿Qué considera que debe tener una ciudad inteligente?

Una ciudad inteligente es aquella que está al servicio del ciudadano, quien espera mayor eficiencia, pagar menos impuestos, que sea una ciudad segura; mayor calidad del aire y que la mayoría de recursos que ofrezcan los municipios sean online.

¿Por qué normalmente se asocia este concepto solo a la tecnología?

Es un error que cometen muchas ciudades, al final la tecnología es solo un facilitador. Hay gente que invierte en tecnología y no tiene ningún sentido, por lo que es importante marcar una hoja de ruta en pro de alcanzar un objetivo específico, como por ejemplo, mejorar la seguridad, el transporte, la calidad del aire…

¿Qué características tiene Rivas Vaciamadrid que la hacen una ciudad inteligente?

Nuestro modelo, ideado en 2004, lo teníamos claro. Sabíamos que teníamos una ciudad joven, por lo que el uso de las tecnologías de información era fundamental. 

Decidimos invertir en instalar una gran red de fibra óptica para integrar todos los sistemas, para tener mejor eficiencia energética, climatización, alumbrado y control de accesos.

¿Es posible adaptar ese modelo a las ciudades latinoamericanas, que viven realidades muy distintas a las de las urbes españolas?

Costa Rica ha empezado muy bien en los municipios capitalinos, el tema es reducir drásticamente los problemas que aquejan a las urbes. Nosotros redujimos muchísimo el índice de delincuencia, pero también logramos mejoras en tráfico y gestiones municipales, y todo porque lo establecimos como un objetivo desde el principio.

Un dato positivo para nosotros es que la mayoría de los que se mudan a Rivas Vaciamadrid se quedan, lo cual es señal de que quien se muda está muy feliz y contento. También nos enorgullecemos de ser la ciudad más longeva de España.

Aquí falta voluntad política para muchas cosas, ¿cómo dieron el primer paso en España para adoptar las ciudades inteligentes?

Allá la política pública también es a veces complicada. Lo que queremos impulsar aquí es una red de ciudades inteligentes como la que hay en España, donde 87 ayuntamientos comparten un objetivo (la propuesta la discutió con Jonathan Prendas, diputado de Restauración Nacional). 

Los representantes de cada ciudad se reúnen semanalmente para compartir experiencias que permitan llegar a ese objetivo, al punto de que hemos creado 23 normas para todos esos ayuntamientos. 

¿Cuál fue el método de financiamiento?

En el caso de Rivas, fue entre un 90% y un 95% de inversión municipal, y otro poco de subvención estatal. Muchos de los proyectos también reciben recursos de un fondo europeo para ciudades inteligentes, que permiten costear la mitad de algunas otras iniciativas en el municipio.

¿Cómo puede ser exitoso este modelo en San José, por ejemplo?

Tienen que tomar en cuenta que es una inversión, que tendrá sus réditos en el futuro, si se aplica bien. Les recomiendo que vayan poco a poco, ya han empezado con la videovigilancia en varias municipalidades y es un buen primer paso. 

En realidad me han sorprendido los primeros avances que tienen y definitivamente aquí los municipios tienen bastante independencia y financiamiento para reproducir lo que se hace en España.

Perfil

Nombre Carlos Ventura Quilón

Profesión Ingeniero en sistemas

Formación académica

  • Licenciado en ingeniería de sistemas de telecomunicación y máster en sistemas de telecomunicación

Experiencia

  • CIO del Proyecto de Rivas SmartCity del Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid

  • Presidente del SC1 Infraestructuras del Comité para la Normalización de las Ciudades Inteligentes en España

  • Coordinador y socio fundador de la Red Española de las Ciudades Inteligentes, en los grupos de trabajo de medio ambiente e infraestructuras y energía


Video cortesía de Huawei Enterprise