Exoneración a zonas francas: 30% de Plan Fiscal
Enviar
Actual incentivo supera los $245 millones anuales
Exoneración a zonas francas: 30% de Plan Fiscal
Proyecto gravaría a empresas a partir de 2015

Las exoneraciones a las empresas de zona franca significan un 30% de lo que recaudaría el Plan Fiscal. Los incentivos a las multinacionales ascendieron a $245 millones en 2010.
La reforma del Gobierno busca gravar en un 15% los dividendos de estas empresas y otorgarles a los municipios la posibilidad de cobrar el tributo de bienes inmuebles.

La medida envía una señal ambigua a los inversionistas extranjeros y podría generar que compañías instaladas vayan a países donde no les cobran impuestos, dicen los principales críticos de la reforma.
Las compañías de zonas francas gozan de la exención de impuestos desde 1982.
En caso de que pagaran sus cargas tributarias, estas ascenderían a un 0,6% de la producción nacional, de acuerdo con una estimación del gasto tributario para Costa Rica en 2010 de la Universidad Nacional.
El no pago de tributos favorece a más de 280 compañías.
El Gobierno aceptó gravar a las nuevas empresas instaladas en zonas francas a partir de 2015, respondiendo a una de las condiciones que puso el Partido Acción Ciudadana (PAC) para apoyar el Plan Fiscal.
La posibilidad de gravar este régimen fue mencionada en agosto pasado en la Asamblea Legislativa por Fernando Herrero, ministro de Hacienda.
El razonamiento fue que no hay un estudio de costo y beneficio sobre la exoneración de las empresas bajo dicho régimen y que hay una tendencia mundial a minimizar ese tipo de privilegios.
“Considero que las zonas francas deberían dar más al país, sobre todo en momentos de dificultad fiscal”, explica Gustavo Arias, legislador del PAC.
Por otra parte, hay un grupo de legisladores que duda de la propuesta porque se desconoce el impacto empresarial y social de la medida.
“No se sabe si las empresas dejarían el país o si otras vendrían”, indica Luis Fishman, diputado de la Unidad Social Cristiana y presidente de la Comisión de Hacendarios.
Los críticos de la medida afirman que puede dañar la atracción de inversión extranjera directa y generar desempleo.
“La necesidad de impuestos no debe canalizarse en detrimento de las empresas de zonas francas, si Costa Rica los cobra, hay otros 150 países que no lo hacen”, expresa Jorge Brenes, presidente de la Asociación de Empresas de Zonas Francas de Costa Rica.
El 55% de la inversión extranjera directa proviene de las empresas bajo este tipo de régimen.
Al menos 55 mil personas trabajan para una de ellas y esta Asociación calcula que otro número similar tiene empleos indirectos relacionados con las zonas francas.
Costa Rica fue calificado como el mejor país del futuro para la inversión extranjera directa en Centroamérica y el Caribe, de acuerdo con el FDI Intelligence, la unidad especializada sobre esta actividad del Financial Times.
Las zonas francas en el país son las responsables de más del 8% de la producción. Algunas de ellas, como Intel, tienen una gran participación en la economía nacional.
“Por cada dólar exonerado a esta empresa, Intel deja alrededor de $6 en beneficios al país, incluyendo salarios y responsabilidad social”, concluyó Karla Blanco, gerente de Asuntos Corporativos de Intel.

Esteban Arrieta
[email protected]


Ver comentarios