Logo La República

Domingo, 18 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


Exchange Traded Funds (ETF)

| Lunes 24 agosto, 2009



Exchange Traded Funds (ETF)


Un fondo negociable ETF, es el que permite tomar una posición sobre un índice determinado. El mercado de estos productos supone un desafío dentro de la industria para poder combatir su ineficiencia.
Es un producto óptimo para la asignación de activos dado el elevado grado de diversificación que permite, que además simplifica los procesos de operación y reducción de costos.
Los ETF tienen diferentes ventajas sobre un fondo de inversión tradicional. En primer lugar, admiten los mismos tipos de órdenes que las acciones como, por ejemplo, stop loss, que son órdenes condicionadas de venta que dan al usuario un límite en sus pérdidas cuando el valor contratado experimenta un retroceso importante en su cotización.
Asimismo, pueden comprarse en cualquier momento durante toda la sesión bursátil, mientras que los fondos tradicionales solo marcan un valor de liquidación al cierre de la sesión. Por otro lado, en el momento de compra se sabe cuál es el precio por el cual se va a pagar por participación y se puede aprovechar el momento más favorable del día para comprar y así obtener una mayor ganancia de lo invertido.
Otra de sus ventajas es que suelen pagar dividendos, lo cual admite su capacidad para generar una renta regular que puede ser utilizada para enfrentar otro tipo de inversiones u otros gastos como créditos, consumo y demás, sin tener que vender las participaciones.
Las comisiones de gestión y depósito suelen ser menores que las de los fondos tradicionales, lo cual tiene una influencia importante en la rentabilidad en plazos largos. Además, los ETF son invertidos en un 100%, mientras que los fondos tradicionales tienen que mantener un coeficiente de liquidez obligatorio alrededor de un 5% y 10%, para hacer frente a los reembolsos; esto supone una diferencia de rentabilidad a largo plazo importante a favor de los ETF, ya que la renta variable es más lucrativa que la fija y ese 5% o 10% en renta fija que deben mantener los fondos tradicionales supone un obstáculo para mejorar su rentabilidad.
Al mismo tiempo, ofrecen una serie de posibilidades que no están al alcance de los fondos tradicionales, ya que se venden al descubierto igual que las acciones. Es decir, vender primero con la idea de recomprar más tarde a un precio menor.
También pueden combinarse con opciones y futuros para desarrollar estrategias como call cubierto, que se conseguiría, por ejemplo, comprando un ETF sobre algún índice predefinido.

Proveedor Integral de Precios Centroamérica S.A.
[email protected]