Enviar

¿Por qué se han ido algunas empresas del país? ¿Hubo causas locales o su decisión obedeció a razones de estrategia corporativa? ¿Cuáles son las principales ventajas que encuentran en Costa Rica las que acaban de instalarse o están llegando con ese fin? Esto debemos tenerlo claro


Estrategias para asegurar empleo

Algunas empresas salen y otras ingresan al panorama económico nacional. Es  importante tener claro cuáles son las causas en unos casos y en otros.
La llegada de la empresa alemana de manufactura electrónica Zollner Elektronik AG, que acaba de inaugurar en Costa Rica sus operaciones en Latinoamérica, con una inversión de cerca de $15 millones, ha encontrado condiciones buenas en nuestro país para instalarse aquí.
Zollner es uno de los proveedores de servicios de manufactura electrónica (EMS por sus siglas en inglés) más grandes del mundo, y para junio próximo proyecta la inyección de $2,5 millones adicionales como parte de la llegada de otra nueva línea de manufactura.
La planta será la primera en abrir sus puertas en el Parque Industrial La Lima, en Cartago. 
Es interesante ver que entre las razones que sus personeros han manifestado como atractivas para instalarse aquí, se encuentra la buena calidad del recurso humano y su capacitación.
¿Por qué se han ido algunas empresas del país? ¿Hubo causas locales o su decisión obedeció a razones de estrategia corporativa?
¿Cuáles son las principales ventajas que encuentran en Costa Rica las firmas que acaban de instalarse o están llegando con ese fin?
Aunque quizás muchos crean tener las respuestas a estos movimientos (y quizás así sea), no deja de ser conveniente estudiar a fondo el tema, ya que de las conclusiones a que se llegue podrían depender, en gran parte, las medidas que el Gobierno debe tomar para evitar que crezca el desempleo y el empleo informal en la nación.
Ambos son generadores de tantas consecuencias negativas para nuestro adecuado progreso, que debería actuarse sin ninguna demora en este sentido.
Por otro lado, en las últimas décadas las iniciativas del Gobierno se han inclinado a impulsar la industria de servicios, lo cual significó trabajar para la formación de recurso humano adecuado a esa demanda.
Sin embargo la actual administración ha manifestado su interés por impulsar la industria de manufactura (el caso de la alemana Zollner Elektronik AG) que requiere trabajadores con formación diferente.
Esto hace que pueda ser más diversificada la oferta de empleo y con ello más altas las posibilidades de que los nacionales puedan poner al servicio de la producción sus capacidades, formación y vocación.
Unido a esto, un esfuerzo por ayudar a la formalización de muchas empresas que operan desde la informalidad, puede significar un paso adelante en la atención a las necesidades de empleo y a una cultura de formalidad.
Esto resulta indispensable para una buena inversión en recurso humano que, como vemos, es la clave para que la inversión extranjera nos utilice como base de operaciones.

Ver comentarios