Esquina Epicúrea
Enviar
Esquina Epicúrea

Cocinando

En medio de la vorágine de acontecimientos dramáticos que inundan las noticias y nuestras vidas en esta Costa Rica cambiante y muchas veces violenta, es indispensable hacer gala de recursos que nos mantengan unidos y sanos, es necesario regresar a lo básico, al cariño, al amor, la casa, la familia, los amigos, las tertulias, al silencio, a la algarabía de las reuniones con gente querida y a veces desconocida, pero que comparte nuestros principios.
Aquí es donde entra en juego la comida, los nobles ingredientes de recetas viejas y nuevas y el estímulo que la preparación de un nuevo plato genera en nuestra psiquis; esto es nada más ni nada menos que un masaje para el alma y una bendición para el espíritu. Decía un famoso escritor que cuando se lee una receta la mente se estimula y automáticamente los jugos gástricos se activan, las glándulas salivales comienzan su trabajo, la mente reconoce olores y fragancias en su imaginación y el cuerpo se prepara y busca entonces enfocado el sustento y algo más… sí, algo más, pues no es solo tragar, es disfrutar y sentir todo un placer sensual que despierta los sentidos como una vara mágica organoléptica. Estas sensaciones no suceden cuando se lee sobre otras cosas, no siempre se desea repetir automáticamente lo que se describe en un texto con excepción quizás de otros placeres más carnales.
Pues sumirse en la preparación de un plato enfoca los sentidos y se inicia un proceso creativo, se tocan los ingredientes, se manipulan los instrumentos como parte de una orquesta y se tiene que decidir entre el orden o el desorden, entre la exactitud o la improvisación, quizás todos esto va de la mano de la experiencia, desde luego, pero también de la personalidad de cada uno… al final de una u otra forma, ¡se tendrá que limpiar!
La anticipación en nuestra mente de las expresiones de gusto de los amigos que comerán las creaciones motivan a cuidar el proceso de elaboración, en este caso recomendamos apegarse a la receta si no se tiene experiencia en un plato específico, pues por más que imaginemos buenas caras, el futuro puede ser otro, pero bueno, es parte de la aventura… ¿cómo quedará? Al final lo que importa es que ¡en ese viaje nos beneficiamos todos! Anímese… tírese a las ollas y sartenes, invite a los amigos, sorprenda a la familia… ¡y báñese de buena vibra! ¡Hoy más que nunca lo necesitamos todos! ¡Buen provecho y hasta la próxima semana!


Ver comentarios