Enviar
Preguntas gastronómicas


¿Por qué se enfría el vino blanco? y ¿Por qué no se enfrían tradicionalmente todos los vinos tintos? Estas son dos preguntas clásicas.
En primer lugar el vino blanco es más ácido que el tinto y al enfriarse este automáticamente dormiremos las papilas gustativas de nuestra lengua y la percepción de acidez se va a reducir, es curioso, sobre todo cuando actuamos de manera automática.
Para algunos el tema puede no ser importante, pero al saber qué sucede en nuestro cuerpo en contacto con alimentos y bebidas dará un mayor conocimiento para tomar las decisiones correctas y maximizar el placer, no con un fin hedonista sino para sacarle mayor provecho a la inversión que se está realizando.
La misma pregunta sobre temperatura se aplicaría al vino tinto, entonces ¿cuál es la razón por la que se enfrían tradicionalmente estos vinos?
El vino tinto es más pesado que el blanco y los otros vinos, molecularmente hablando, consecuentemente se necesitará una ayuda de temperaturas más alta para que se produzca una cierta evaporación del alcohol y lleve hasta nuestra nariz las partículas volátiles que darán una idea más completa de sus características organolépticas.
El problema radica cuando esta temperatura es mayor a 22 grados, en este caso el alcohol se evapora de manera masiva y esto es peligroso, ya que el alcohol debe de formar parte de la experiencia.
En Costa Rica, con excepción de diciembre y estas heladas que desde luego ayudan a no estropear el vino, hay que tener cuidado y en el caso del tinto enfriarlo siempre a dos grados más bajo de la temperatura de servicio, así se tendrá listo en el momento de degustarlo.
La temperatura correcta es importante cuando se trata de vinos y en el caso de los blancos demasiado fríos no solo evitará captar la personalidad del vino sino también de los platos con los se acompañará la bebida.
Cuide su inversión y maximice su experiencia. ¡Buen provecho y hasta la próxima semana!

Ver comentarios