Logo La República

Sábado, 17 de agosto de 2019



GLOBAL


España da fuerte golpe a terrorismo

Redacción La República [email protected] | Miércoles 15 septiembre, 2010



España da fuerte golpe a terrorismo
Madrid da por desarticulada la dirección del entramado político de ETA

El Gobierno español dio ayer por “desarticulada” la nueva dirección nacional de Ekin, el entramado político de la banda terrorista ETA, tras la operación llevada a cabo esta madrugada en la que fueron detenidas nueve personas.
El Ministerio español del Interior precisó en un comunicado que la operación “continúa abierta” tras las detenciones practicadas en varias regiones españolas, donde se han llevado a cabo también varios registros.
El ministro español del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, destacó ayer que la detención de la dirección de EKIN supone un golpe a la “capacidad de movilización social” de ETA, ya que los nueve arrestados eran los encargados de “dirigir e instrumentalizar a la llamada izquierda abertzale”.
“Esta operación ha conseguido restar a ETA su capacidad para ejercer el mando sobre el entramado político y resta parte de su capacidad de movilización social”, subrayó.
El titular de Interior insistió en que el alto el fuego decretado por ETA no va a modificar “ni un ápice” la política antiterrorista desplegada en los últimos años por el Gobierno, “y así será”, dijo, hasta que la banda “abandone definitivamente la violencia”.
Éstas son las primeras detenciones de presuntos miembros de ETA y su entorno desde que la banda terrorista anunciase el 5 de septiembre pasado el cese de sus “acciones ofensivas”.
Las detenciones se han llevado a cabo en las regiones norteñas del País Vasco, Navarra, Cantabria y Aragón, donde los agentes han registrados viviendas y locales “utilizados por los detenidos”.
A estos se les acusa de formar la dirección de Ekin, el aparato que funciona como “comisario” de ETA, encargado de hacer cumplir las directrices de la banda.
Las detenciones se producen además un año y medio después de que el Tribunal Supremo, la máxima instancia judicial en España, condenara a 38 miembros de Ekin, lo que puso fin a un largo juicio contra lo que la Fiscalía consideró “uno de los entramados más determinantes en las tareas de apoyo y cobertura a ETA”.
El entramado político de la banda terrorista nació en 1999 para encargarse de la agitación popular y la violencia callejera.
Por otra parte, dos sicarios presuntamente vinculados a más de 200 asesinatos selectivos en Colombia, así como a secuestros y torturas, han sido detenidos en España, donde un juez decretó ayer su ingreso provisional en prisión a la espera de ser extraditados a su país.
Henry Norberto Valdés Marín, alias “Pollo”, de 36 años, y Mauricio Alberto González Sepúlveda, alias “Ronco”, de 44 años, fueron arrestados hace dos días en la ciudad mediterránea de Valencia (este de España) y en la localidad vecina de La Eliana, respectivamente, informó ayer la Policía española.
Los sicarios, de cuya presencia en España alertó la policía de Colombia el pasado junio, formaban parte de “oficinas de cobros” a sueldo de dos carteles de la droga distintos y se habían asentado en España con la intención de continuar con sus actividades.
Según informaron fuentes jurídicas, el juez de la Audiencia Nacional de España Ismael Moreno decretó ayer la prisión provisional para los dos.
Moreno adoptó esa decisión a la espera de que Colombia remita, en un plazo de 40 días, la documentación necesaria para formalizar la demanda de extradición por los delitos de homicidio agravado, tráfico de armas, secuestro, tortura y tráfico de sustancias estupefacientes, indicaron las mismas fuentes.
En última instancia, corresponderá al Gobierno español aprobar la petición de extradición.
González Sepúlveda llevaba en territorio español “alrededor de tres años”, mientras que Valdés Marín llegó hace “dos años”, precisó el comisario Andrés Diéguez, jefe de la Brigada Central de Crimen Organizado de la Policía Nacional, en una rueda de prensa en Madrid.
“Ambos han sido detenidos a la salida de sus domicilios (...). No tenemos constancia de que estas dos personas estuvieran en contacto en España”, dijo Diéguez, quien añadió que “tenían documentación normal” y no “falsa”.
El responsable policial puntualizó que “ninguno de los dos llevaba armas en el momento de la detención, lo que no quiere decir que no las tuvieran”, toda vez que “Pollo” iba en silla de ruedas por una invalidez.
De acuerdo con el comisario, la Policía española tiene “sospechas” de que los dos sicarios “podrían estar implicados en una actividad delictiva” en España, “algo relacionado con cobros y extorsiones”, si bien no posee “pruebas fehacientes”.
Diéguez subrayó que “Ronco” y “Pollo” son “gente de una responsabilidad alta dentro del organigrama de sus organizaciones”.
Los presuntos criminales -agregó el comisario- disfrutaban en España de “un nivel de vida medio-alto” y “no vivían aislados de su entorno social”, pues “a sus domicilios accedían otras personas”.
De hecho, vecinos de los dos sicarios mostraron su sorpresa al conocer la actividad a la que supuestamente se dedicaban los dos colombianos y coincidieron en afirmar que se les “ha puesto la piel de gallina”.
“Parecían gente normal y creíamos que se dedicaban a la venta de pescado por lo que ponía en las furgonetas”, dijo un vecino de La Eliana, que confesó, no obstante, sus sospechas de que ese negocio podía ser una “tapadera” cuando vio “las furgonetas aparcadas durante un mes”.
“Ronco”, que se había casado de forma fraudulenta con una mujer española para obtener un permiso de residencia y la nacionalidad, figura en la lista de los más buscados del Cartel de Envigado y fue uno de los líderes del “Bloque Héroes de Granada” de la organización paramilitar Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).
Tras los acuerdos para la desmovilización de ese grupo, “Ronco” no cumplió con el proceso marcado por la Ley de Justicia y Paz, y continuó como líder de la “oficina de cobros” llamada “La Unión”.
Por su parte, “Pollo” actuaba como jefe logístico de la “oficina de cobros” de “Las Tres Puntillas” o “La Negra”, vinculada con el Cartel del Norte del Valle.
“La Negra” presta sus servicios criminales al mejor postor, dispone de un grupo de sicarios que viaja con frecuencia al exterior a ejecutar actos criminales y opera en ocho países.
Entre los más de 200 asesinatos con que se relaciona a Valdés Marín y González Sepúlveda destaca el del futbolista Albeiro “El Palomo” Usuriaga, perpetrado en febrero de 2004.
Esos crímenes también incluyen la muerte de dos agentes de inteligencia del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) y de la Policía de Colombia, y de una mujer, cuyo cuerpo fue hallado en una maleta abandonada cerca del zoológico de Cali.

Madrid
EFE