Leiner Vargas

Leiner Vargas

Enviar
Martes 9 Diciembre, 2014

La opción de generar energía con residuos sólidos municipales debe entenderse como un ecosistema de tecnologías y de producto


Reflexiones

Energía a partir de residuos sólidos municipales

(parte 1)

Hace unos meses publique una reflexión sobre la moratoria, poco clara y con más prejuicios que ciencia, respecto de la generación de energía eléctrica a partir de los residuos sólidos municipales. Si bien dicha moratoria aún está vigente, la semana pasada se ha publicado por parte del Ministerio de Salud el borrador de consulta del reglamento que daría cabida a dicha actividad y que terminaría con la moratoria a la actividad decretada por el gobierno.
Por la importancia que el tema tiene para el medio ambiente, la salud y sobre todo, la diversificación de la plataforma energética del país, dedicaré un par de mis columnas a comentar dicho reglamento.


Es claro que los actuales botaderos de basura municipales o en el mejor casos, los rellenos sanitarios existentes en el país, no son una salida ambientalmente sana y en muchos casos representan una bomba de tiempo sanitaria para el país.
Sin embargo, con el estado actual de la tecnología para generación de energía, producción de biocombustibles y producción de gas y otros tantos subproductos que se pueden derivar de la industria de desechos sólidos, el desperdiciar los residuos sólidos enterrándolos o tirándolos a los ríos de nuestro país, es solo muestra del nivel de subdesarrollo en el que nos encontramos.
Adicionalmente, la contaminación de las aguas subterráneas y la creciente emisión de gases producto del metano y otros contaminantes emitidos desde nuestros botaderos de basura, son una de las causas de nuestro incumplimiento de las metas de carbono neutralidad para 2021.
La opción de generar energía con residuos sólidos municipales debe entenderse como un ecosistema de tecnologías y de productos y no como se argumenta incorrectamente en el reglamento publicado por el Ministerio de Salud, como solo la incineración de la basura. Las plantas modernas de (WASTE to ENERGY), que son plantas recicladoras en primer grado, plantas de generación de calor y energía, plantas de generación de gas y biocombustibles y plantas productoras de materiales y productos energéticos de diferentes características, líquidas, gaseosas o sólidas, son una industria nueva y limpia que eliminaría del país los botaderos de basura y le daría más empleo y valor agregado a la materia prima que hoy simplemente enterramos.
Las tecnologías de conversión de desechos a energía existentes permiten prácticamente agotar el ciclo de vida de todos los residuos y tienen requerimientos ambientales estrictos que minimizan las emisiones, por lo que resulta absurdo que exista una moratoria a la actividad y peor aún, que sin argumentos técnicos validos, en el reglamento publicado se quieran imponer medidas superiores a las que existen en Europa y Canadá, que son las regiones más avanzadas en estos temas.
Es extraño que dicha industria deba partir con normas no aplicables a las industrias de cemento o de calderas agroindustriales ya existentes y que se pretenda imponer normas de ubicación absurdas, sin criterio técnico.


www.leinervargas.com