Logo La República

Martes, 18 de diciembre de 2018



BLOOMBERG


En el mercado de bonos se exageró mucho la salida de la presidenta argentina

Bloomberg | Viernes 19 junio, 2015

Los bonos argentinos experimentaron ayer la mayor caída en diez meses, sin ser culpa de Fernández de Kirchner. Bloomberg/La República


En el mercado de bonos se exageró mucho la salida de la presidenta argentina

 Si quedaba alguna duda de que la influencia de Cristina Fernández de Kirchner persistiría tras el fin de su presidencia, el miércoles se despejó.
Los bonos argentinos experimentaron ayer la mayor caída en diez meses luego de que el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, el favorito para las elecciones de octubre, nombrara como compañero de fórmula al confidente de Fernández, Carlos Zannini.
En su gestión como secretario legal durante los últimos 12 años, se ha considerado a Zannini el artífice de las políticas más controvertidas de Fernández, lo que comprende la confiscación de los fondos de pensión y la expropiación de la compañía petrolera YPF SA.
El anuncio constituye el último golpe a los inversores en bonos, que apostaban a que el sucesor de Fernández revertiría las políticas que han alimentado un aumento de la inflación y han precipitado a Argentina a su segundo impago en 13 años.
La noticia llevó a Barclays Plc a bajar el miércoles de por encima del promedio a neutral su recomendación sobre los pagarés gubernamentales.
“Esto da motivos para cuestionar la idea convencional de que todo va a estar bien en 2016”, dijo Marco Santamaria, un administrador de dinero de AllianceBernstein LP, que administra $500 mil millones y tenía bonos de Argentina a fines de abril. “La influencia de los estrechos aliados de Cristina sobre Scioli ahora es evidente”.
Juan Courel, un vocero de Scioli, dijo que su equipo no hará declaraciones en este momento sobre su elección de vicepresidente. Luego de hablar con Fernández, Zannini dijo que había aceptado la oferta de Scioli.
Lo que más preocupa a los inversores es la amenaza de que Zannini le dificultará más a Scioli llegar a un acuerdo con los acreedores del impago argentino de 2001, dijo Daniel Kerner, un analista de Eurasia Group.
Un juez de los Estados Unidos le ha prohibido a Argentina pagar sus bonos internacionales hasta que llegue a un acuerdo con inversores que encabeza el fondo de cobertura Elliott Management, que rechazaron los intentos de reestructuración del país de 2005 y 2010. Fernández se negó a acatar la disposición, lo cual desencadenó un segundo impago en julio.
Días antes de que Argentina entrara en impago el año pasado, Zannini, que tiene 60 años, dijo a un grupo de seguidores que los fondos de cobertura “piratas” buscaban los recursos naturales de Argentina y afectar su autonomía como país.
“Es un problema que la usura no se condene en el plano internacional”, dijo. “¿Cómo puede ser que alguien preste dinero para el crecimiento mientas que otro que especula y demanda pueda obtener una ganancia de 1.608 por ciento por cinco años de inversión?”.
La reacción de los inversores ante la decisión podría ser exagerada, ya que podría alejar los votos moderados de Scioli y desplazarlos hacia el candidato opositor Mauricio Macri, dijo Andrés Azicri, un director gerente del banco de inversión de Nueva York ACGM Inc.
“El mercado se asustó porque lee las noticias de hoy pensando en las encuestas de ayer”, dijo desde Buenos Aires. “Si hay un voto moderado, Scioli lo va a perder”.

Bloomberg