Enviar
Martes 21 Abril, 2015

En el horizonte de la intrepidez: Costa Rica, país miembro de la OCDE

Costa Rica se prepara para defender su adhesión como miembro de pleno derecho en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). El país, cuyo ingreso ha sido previsto por el organismo internacional, será evaluado por expertos de la Organización durante los próximos meses.
Para lograr este objetivo, Costa Rica deberá culminar con éxito el proceso de revisión de su política económica y los actuales índices de desarrollo, lo cual representa un desafío importante para la administración pública. Los estudios consisten en un análisis exhaustivo de los principales indicadores macroeconómicos, sociales y políticos; considerando aspectos como la eficiencia, la competitividad y la capacidad estructural del país para enfrentar escenarios internacionales adversos. La invitación formal de la OCDE, si bien constituye una valiosa oportunidad para que el país continúe con el proceso de integración mundial y acceso a nuevos mercados, que también favorece su estrategia de comercio multilateral y atracción de inversión extranjera, sugiere un claro desafío para la gestión gubernamental, en especial aquellas áreas en que el país presenta deficiencias considerables.
Según el Índice Global de Competitividad, Costa Rica aún debe solventar los problemas relacionados a su pobre infraestructura, institucional y de transporte, cuya poca calidad genera caos en puertos y carreteras, así como obstáculos insondables a la logística comercial y productiva de las empresas. Además, el Gobierno debe esforzarse por mejorar las políticas de financiamiento, garantizando el acceso a crédito para industriales y emprendedores con ideas innovadoras que podrían generar un mayor valor agregado a la producción. A nivel social, la desigualdad creciente y la exclusión educativa son aspectos que el Gobierno deberá atender si espera consolidar su participación en la OCDE. Un país donde más del 60% de los jóvenes no logra culminar la secundaria y la educación científica y tecnológica es aún incipiente, plantea dudas significativas respecto a su progreso.
El Gobierno costarricense debe continuar generando las políticas y programas que garanticen comunidades con inclusión social, según lo establece el PNUD en la última versión del Informe sobre Desarrollo Humano, así como fortalecer su democracia a través de una sana gobernanza. Se trata, en todo caso, de adoptar la estrategia más adecuada para que el país pueda concretar este proceso de forma satisfactoria.

Luis Barboza Arias

Sociólogo
Centro Internacional de Política Económica // Universidad Nacional