Enviar
Lunes 5 Julio, 2010

En aras de mejorar la rendición de cuentas en el sector público

Es importante recordar que con la reforma al artículo 11 de la Constitución Política, se dio un gran paso para la rendición de cuentas. Así como lo dispuesto en la Ley de Control Interno, Ley de Enriquecimiento Ilícito y en la Ley de Administración Financiera y de Presupuestos públicos. No obstante al no existir una cultura sobre el tema y no aplicarse en forma adecuada el marco legal y técnico que lo rigen, existen unos vacíos y fallas que deben mejorarse. Es fundamental que los informes de fin de gestión y otros sean realmente informes de rendición de cuentas, y un instrumento para determinar si se reelige un funcionario o se nombra nuevamente en la función pública, dependiendo de los resultados de su gestión. Se debe en los informes considerar no solo lo realizado sino también lo que se dejó de hacer. Así como los resultados obtenidos (eficacia), y la eficacia y economicidad en el logro de las metas programadas y lograr que realmente los informes de fin de gestión y otros informes se conviertan en verdaderos insumos para la rendición de cuentas. Propiciar en el sector público una cultura al respecto, para lo cual es fundamental incluir como parte del sistema educativo en primaria y secundaria la enseñanza de prácticas sobre este tema y capacitar más a los funcionarios públicos en los distintos elementos de la rendición de cuentas. Establecer también mecanismos de seguimiento y verificación del cumplimiento de promesas de campaña política. Se deben eliminar, o al menos disminuir sustancialmente, las influencias políticas en el funcionamiento de las instituciones responsables de la rendición de cuentas y reformar los procesos de designación de los titulares de las instituciones a cargo de esta. Debe buscarse que dichos titulares ejerzan sus funciones sin compromisos políticos.
Es de gran importancia mejorar la calidad de la información por parte de las instituciones públicas, no solo para el ejercicio de la rendición de cuentas así como para la formación de opiniones informadas de la ciudadanía. El hacer de dominio público la información sobre la gestión de las instituciones contribuye al desarrollo de una cultura sobre el tema, la formación de la ciudadanía, que al estar más informada tenderá a buscar un mayor nivel desarrollo democrático. Es pertinente señalar que la reforma al artículo 11 de la Constitución Política determinó la obligación de que se aprobara una Ley de Rendición de Cuentas, y la fecha no se ha dado cumplimiento a esa disposición. En la cultura de este tema, a través de la gestión del servicio, se debe informar no solo sobre la legalidad de los actos, sino que debe considerarse también la eficiencia, eficacia, y economicidad con que la entidad y los funcionarios realizaron su accionar y cumplieron con los fines que la ley estableció para la respectiva entidad.


Lic. Bernal Monge Pacheco
Consultor