Enviar
Miércoles 5 Agosto, 2009

En el sector público se realiza poca ejecución de obras

Nos deben llamar a reflexión los informes de la Contraloría General de la República y de la prensa, que señalan que se ejecutó poco en inversiones, es decir en infraestructura en el sector público, debido en parte a que no hay una adecuada planificación de largo plazo y a la poca capacidad para ejecutar proyectos en varios periodos.
Es de resaltar lo que señala el diario LA REPUBLICA del 18 de marzo, en el sentido de que “La inversión estatal en infraestructura retrocede”. Se indica que a inicios del siglo se destinaba un 0,8% del PIB, en 2007 la inversión bajo al 0,6% del PIB. Lo cual es muy bajo, dado que según los estándares internacionales debe ser un 4% del PIB lo que se invierta en infraestructura para ofrecer adecuados niveles de competitividad. Al respecto el Ministerio de Planificación determinó, en estudio que realizó, que el país ha venido dando pasos hacia atrás en lo referente a la inyección de fondos para infraestructura, a pesar de haber ostentado una situación estable en materia de finanzas públicas y disponer de recursos para invertir.
Me parece que la Ley de Concesión de Obra Pública no se ha utilizado en todo su potencial y pocos avances se han tenido en ese campo.
No existe un adecuado establecimiento de prioridades y el debido enlace entre los Planes estratégicos institucionales y los planes anuales operativos. Se debería establecer la ejecución de proyectos estratégicos y darle el adecuado seguimiento, propiciando una mayor cultura de planificación de mediano plazo especialmente en obras. Se han determinado otras fallas como limitada capacidad institucional para ejecutar los proyectos, falta de estudios de preinversión, inadecuado seguimiento y monitoreo.
Por las fallas señaladas en la ejecución de obras es fundamental que las entidades públicas mejoren en la ejecución del gasto público especialmente el destinado a gastos de inversión. Así como en el manejo de los distintos elementos de un proyecto de inversión como los estudios de prefactibilidad, estudio de factibilidad, el financiamiento total del proyecto, su adecuado seguimiento, que puede abarcar varios años y ejecutar proyectos de mejor calidad. Además, mejorar sustancialmente en lo que se refiere a los procesos de contratación administrativa y la capacidad operativa de las proveedurías.
La política de asignación de recursos del sector público debe enfocarse prioritariamente hacia proyectos de inversión formulados técnicamente y que cuenten con el respectivo financiamiento, para permitir concentrar los esfuerzos institucionales en proyectos que generen un cambio significativo y propicien el crecimiento económico del país en armonía con el medio ambiente.

Lic. Bernal Monge Pacheco
Consultor externo