Enviar

Brindar atención al debate político, que se dará en este último tramo de la campaña, facilitará a los costarricenses una decisión vital para el futuro de los próximos cuatro años


Elección multicolor


Con el inicio del año, empezó la recta final de la campaña para la elección del nuevo presidente. No es una decisión trivial. Se trata de que todos los costarricenses debemos escoger a la persona que deberá llevar las riendas del país durante los próximos cuatro años.
Para la presente contienda, el elector cuenta con muchas alternativas por quién votar. Entre las opciones presidenciales cuenta con una gama de propuestas para elegir. De izquierda a derecha, de liberalismo a socialismo, e incluso fórmulas más moderadas.
No es correcto pensar que solo existen dos modelos antagónicos y que solo puede votar por uno u otro, y que si no escoge uno de los dos, desperdiciará su voto.
Quienes polarizan la elección, les hacen creer a los votantes que las opciones para comandar el país son solo dos, pero el electorado deberá ir más allá y analizar cada una de las candidaturas.
La democracia se trata precisamente de eso. Que haya pluralidad de ideas, argumentos y planes para sacar el país hacia delante. Que el costarricense conozca de cerca, cuáles son los diferentes planteamientos y puntos de vista sobre determinados temas, y cuando tenga toda esa información a la mano, pueda tomar una decisión que pesará durante el próximo cuatrienio.
Para un correcto ejercicio del voto, el costarricense deberá evitar los fantasmas del voto útil o del voto con miedo, y pensar más bien sobre el modelo de desarrollo que crea más conveniente para el país.
Por eso es tan importante que en esta fase de la campaña, lejos de azuzar las debilidades de sus rivales, los partidos exploten las fortalezas de sus líderes. Brindar atención al debate político que se dará en este último tramo de la campaña facilitará a los costarricenses una decisión vital para el futuro de los próximos cuatro años.
Más que nunca, el costarricense requiere transparencia, sinceridad, ideas claras sobre el norte hacia el cual los candidatos quieren llevar el rumbo del país. También quiere respuestas sobre cómo se abordarán los diferentes problemas que afectan el ámbito económico y social. No solo las soluciones sino también las acciones para alcanzar esos objetivos.
Con respuestas claras y contundentes, muchas dudas del electorado se disiparán y, de esta manera, podrá asistir a las urnas y elegir una opción que verdaderamente represente sus intereses y visión de país.
 



Ver comentarios