Elaboran lista de posibles presidentes de banco central de Guatemala
Otto Pérez Molina, presidente de Guatemala no ha hablado de volver a designar al actual presidente del Banco Central, para un segundo mandato. Bloomberg/La República
Enviar

Elaboran lista de posibles presidentes de banco central de Guatemala

Un ex ministro de finanzas y aliado de Otto Pérez Molina, presidente guatemalteco es el principal candidato para supervisar el banco central en la economía más grande de América Central, dicen economistas locales y analistas políticos.
Pavel Centeno, que renunció a su cargo de ministro de finanzas el año pasado en medio de una polémica por su plan destinado a reprimir la evasión fiscal, podría quedar al frente del Banco de Guatemala en octubre, según alistas del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales, el grupo de investigación financiera Invercorp y el instituto para la política AsiEs. Si bien el actual presidente, Edgar Barquin, está en condiciones de ser designado nuevamente para un segundo mandato consecutivo de cuatro años, sería algo sin precedente en la historia de los 68 años del banco.


El próximo responsable del banco central de Guatemala contribuirá a manejar una economía de $54 mil millones, que según el Fondo Monetario Internacional repuntó bien de la crisis financiera mundial pese a verse debilitada por una base tributaria que se estrecha y por los delitos de pandillas vinculadas a los carteles de la droga mexicanos.
En tanto las exportaciones van del café hasta la plata, Guatemala tiene una base económica diversificada, que alberga compañías como Goldcorp Inc. de Canadá, y la mayor población, con 14,4 millones de habitantes.
“Como dicen los gringos: ‘Si funciona, ¿para qué cambiarlo? El desafío de aquí en más es seguir mejorando con las buenas prácticas y sistemas que hemos implementado”, dijo Sergio de la Torre, ministro de Economía.
Pérez Molina tiene hasta el 1° de octubre para tomar su decisión. Francisco Cuevas,  portavoz, se negó a hablar sobre los posibles candidatos.
El actual vicepresidente de Banco de Guatemala, Julio Suárez, y el ex vicepresidente Mario García Lara son otros posibles candidatos, según las consultas de Bloomberg News a seis analistas.
El mayor obstáculo para Centeno es que, como fundador del Partido Patriota de Pérez Molina, nombrarlo puede tener un tufillo a favoritismo político, dijo Raquel Zelaya, directora de AsiEs.
“Todos están calificados y cuentan con la formación académica y la experiencia necesarias. El único problema de Pavel Centeno es cómo superar su adhesión al gobierno”, dijo Zelaya.
La inflación en Guatemala bajó hasta 3,4%  en julio desde un pico superior al 14%  en el mismo mes de 2008. El quetzal avanzó 1,7%  respecto del dólar este año, el nivel más alto entre 18 monedas de América Latina y el Caribe después del guaraní paraguayo y el real brasileño.
Las reservas aumentaron hasta $7.200 millones este mes desde aproximadamente US$6.200 millones cuando Pérez Molina asumió su cargo.
Moody’s Investors Service confirmó este mes la calificación crediticia Ba1 de Guatemala con una perspectiva estable, mencionando la resiliencia del país a los shocks económicos y su política monetaria “prudente”. Los bonos nacionales en dólares rindieron 13,2% este año, más que la media de 9,7% correspondiente a otros países con calificación BB-, según el índice EMBIG de JPMorgan Chase Co.
Centeno, que asumió con Pérez Molina en 2012, se negó a hacer declaraciones al ser contactado por Bloomberg News. Con 55 años en la actualidad, estudió economía en la Universidad San Carlos de Guatemala y obtuvo una maestría en finanzas en la Universidad de Guadalajara en México.
Como ministro de finanzas, Centeno ayudó a impulsar una legislación fiscal en 2012 que fue elogiada por el FMI y pensada para aumentar la recaudación y fortalecer el cumplimiento, especialmente en el área aduanera. El FMI dijo en julio que los resultados de los cambios fiscales han sido “decepcionantes”.
La recaudación fiscal caerá el año próximo hasta 10,7% del producto interno bruto, por debajo del 11,4%  proyectado este año, dijo el gobierno esta semana.
Centeno abandonó su cargo ministerial el año pasado, días después de que el gobierno envió tropas a puestos aduaneros para aplicar la legislación, diciendo en una entrevista con ContraPoder que las “tensiones” en el gabinete complicaron sus problemas personales de salud.
El actual presidente del banco, Barquin, dijo que Pérez Molina no ha hablado de volver a designarlo para un segundo mandato y que debería evaluar una eventual solicitud frente a ofertas para trabajar en el sector bancario privado. Mencionó sus esfuerzos por controlar la inflación y dijo que el próximo responsable del banco central debería tratar de bajarla aún más.
“Mi meta era bajar la tasa de inflación y mantenerla estable en los niveles que la hemos mantenido los últimos cuatro años. Para mí es un éxito”, dijo Barquin.
Suárez, que va por su tercer mandato como vicepresidente del banco central, dijo que no está al tanto de ninguna lista de posibles candidatos. Antes de incorporarse al banco, trabajó como representante de Guatemala ante el FMI.
García Lara, que ocupó el cargo de vicepresidente del banco central en el período 2006-2010, fue mencionado por Zelaya de AsiEs como posible designado. Actualmente es director ejecutivo de Fundación Guatemala 2020, un grupo de investigación sobre políticas públicas, y es director de Consultores Para el Desarrollo, una consultora de empresas privadas. Bloomberg News no pudo dar con él a través de esas organizaciones.
Si bien el banco central de Guatemala es autónomo por ley, la política monetaria es determinada por un consejo de ocho miembros que incluye a tres ministros de gobierno, un integrante seleccionado por el congreso y un miembro elegido por las cámaras de comercio, agricultura e industria del país. Los bancos privados nacionales y la Universidad pública de San Carlos también designan un miembro cada uno.
Este año, el consejo rebajó la tasa de interés principal del país 50 puntos básicos, o 0,5 puntos porcentuales, hasta 4,5%.
“La tasa de interés de referencia no tiene un gran impacto en Guatemala y el tipo de cambio y la inflación son bastante estables, pero el endeudamiento se acelera a un ritmo exagerado”, dijo Fernando Pontaza, director ejecutivo de Invercorp, agregando que para él Centeno es el máximo postulante.
El gobierno anunció planes de vender bonos locales por $520 millones, el mes pasado para pagar deuda existente y “cubrir algunos de los agujeros que se abrieron debido a la falta de recaudación impositiva”, dijo el ministro de Finanzas, Dorval Carias.
Otro reto para la economía de Guatemala, y en el que además tendrá injerencia el presidente del banco central, es el desarrollo de un mercado bursátil, dijo la ex presidenta del banco, María Antonieta del Cid, que ocupó ese cargo en el período 2006-2010.
El consejo de política monetaria alentó a Pérez Molina a presentar una legislación para crear el mercado, iniciativa que el próximo responsable deberá contribuir a impulsar, dicen Del Cid y Barquin.
“Hemos alcanzado resultados positivos en lo que hace a mantener la inflación dentro de las metas establecidas y esa es una política que el banco continuará”, dijo. “Es muy importante desarrollar un mercado bursátil porque nos daría una mayor entrada en los mercados financieros”.

Bloomberg


Ver comentarios