Logo La República

Domingo, 18 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


El transporte público por automóvil

Carlos Denton [email protected] | Miércoles 22 julio, 2015


En Costa Rica pareciera que los porteadores ofrecen los servicios descritos (en esta columna), pero en vehículos que son más viejos que los taxis

El transporte público por automóvil

En casi todas las ciudades grandes que reciben visitantes internacionales existen servicios de lo que aquí se ha llamado “porteadores.”
Pero son muy distintos a la versión tica. Ejecutivos de empresa, personas asistiendo a eventos como convenciones o a bodas y cierto tipo de turista prefieren un servicio más personalizado y que se dé en vehículos que no estén identificados como de transporte público.
En México, Lima, Guatemala, Panamá, Nueva York operan estos vehículos que usualmente están pintados negros o colores oscuros. En Nueva York la marca de vehículo es Cadillac o Lincoln, en México Chrysler o Chevrolet, en Lima Mercedes Benz o Toyota grande, mientras que en Centroamérica puede ser un Nissan u Honda grande.
Los vehículos son del año, o quizás de 2014, limpios, posiblemente traen los periódicos del día para el uso de los pasajeros y los choferes lucen uniformes que incluyen saco y corbata.
Ofrecen botellitas de agua a los pasajeros por si acaso tienen sed y el aire acondicionado permite cerrar las ventanas a los ruidos callejeros.
Nacionales que requieren servicio de este tipo pueden llamar a un número telefónico y se pueden contratar estos vehículos por horas o por viaje puerta a puerta.
Estos no son “limo” en el sentido que se ve en las películas de Hollywood —vehículos especialmente largos con bar y otros servicios sobresalientes. Simplemente son servicios de transporte de mejor calidad de lo que brinda un taxi; jamás circulan en la calle recogiendo pasajeros.
En Costa Rica pareciera que los porteadores ofrecen los servicios descritos, pero en vehículos que son más viejos que los taxis. La pinta de los choferes que participaron en el bloqueo reciente, definitivamente no era para animar a un pasajero. Quizás ese día fue excepcional y en sus jornadas normales lucen pantalón recién planchado y camisa limpia; ¡jamás andan con shorts, gorra y camiseta!
Persiste la sensación entre muchos observadores que la mayoría de estos porteadores estarían felices si pudieran obtener placa de taxi, pintar el carrito rojo, y recoger pasajeros donde fuera.
Ya tienen sitios igual que los taxis normales en puntos claves y personalmente he visto autos porteadores parando en la calle para recoger pasajeros.
Lo que sí quisiera recalcar es que creo que los porteadores trabajan más que los choferes de taxi.
Recuerdo el pasado 24 de diciembre pasar por el parque central de San Miguel de Escazú a las 11 de la noche; no había un solo taxi rojo en el sitio que se les ha asignado. Sí había tres vehículos de los porteadores en su sitio en otra esquina con choferes listos para atender clientes; es probable que pasaron toda la noche trabajando en esa ocasión.
Creo que Costa Rica necesita un servicio de porteadores, pero con vehículos mejores que los taxis, que cobren precios superiores a los carritos rojos y que suministren un servicio que se necesita con urgencia para atender a un nicho que ahora se ignora.

Carlos Denton
[email protected]