Enviar

Urgen planes de capacitación-empleo que rescaten la fuerza laboral desempleada reinsertándola en labores que pueda realizar y formándola para adaptarse a los cambios en los procesos productivos

El reto de bajar el desempleo

Una noticia resaltada por este medio ayer indica que más costarricenses emprenden ahora negocio propio, obligados por la crisis económica que significó desempleo. Muchos encuentran nichos de mercado en los que se pueden brindar servicios especializados, en vista de que a las empresas grandes les resulta más rentable subcontratar a corto plazo dichos servicios para llevar a cabo proyectos o terminarlos, que contratar personal fijo.
Aunque la economía está mejorando, esta corriente que llevó a la creación de casi 3 mil empresas más en 2009 que las surgidas en 2008, sigue su camino. Una buena noticia, sin duda, que indica la capacidad que han tenido muchos nacionales de convertir la crisis en oportunidad.
El apoyo que se brinde a esta fresca corriente generadora de empleo definirá en gran medida que pueda continuar, caracterizando el crecimiento de la economía luego de superada la crisis.
Sin embargo esto no quiere decir que ese fenómeno haya solucionado el problema generado en el país a causa del desempleo. Se debe tener en cuenta que muchos otros que se quedaron sin trabajo no han logrado reinsertarse en la economía de alguna forma. Esto puede deberse a diversas causas como falta de capacitación, de flexibilidad para adaptarse a los cambios, de iniciativa o soporte básico para un emprendimiento, entre otros.
Esa situación, especialmente en las clases de menos recursos, propició la desviación de la fuerza laboral, en algunos casos, hacia actividades ilícitas o a una inacción que es terreno fértil para ellas.
Por esto urgen planes dedicados a realizar programas de capacitación-empleo que rescaten esa fuerza laboral reinsertándola en labores que pueda realizar y formándola para adaptarse a los cambios en los procesos productivos y para continuar su crecimiento personal.
Esta es una de las grandes tareas de la administración, ya que no se puede dejar únicamente en manos del sector privado la responsabilidad de acabar con el desempleo. Un logro básico para impulsar el país hacia un adecuado desarrollo.
Ver comentarios