Leopoldo Barrionuevo

Enviar
Sábado 27 Noviembre, 2010


ELOGIOS
El que no marcha con el tiempo…


Una vez me preguntaron cuál era la razón por la que un ejecutivo de negocios gana por lo general más dinero que el que obtienen por sus esfuerzos otros profesionales, y en esto pocos se ponen de acuerdo. Algunos lo atribuyen a la obtención de resultados, otros a la dirección y desarrollo del recurso humano a su cargo y la mayoría al logro de ventas rentables: difícilmente se piensa en la búsqueda de objetivos programados con base en estrategias acertadas.
Hoy hay que vivir al día, verificando tendencias y comprendiendo las variables de la realidad cambiante.
Obsérvese que existen fuentes de información en todo el mundo, el cual se ha empequeñecido más de la cuenta y pregúntese si está viajando lo suficiente como para actualizarse en compañía de sus colegas (y déjese de jorobar con los competidores) para asociarse y mantener un frente unido ante los cambios.
Me informa un amigo con posición ejecutiva en una empresa de repuestos a nivel internacional, quien asistió al último evento anual de la industria automotriz (AAPEX SHOW) que se celebra anualmente en Las Vegas, que entre múltiples actividades sobresalieron dos eventos: el primero con líderes del “e-commerce” y la principal conclusión fue que si bien los consumidores finales todavía utilizan más Internet para obtener información y hacer luego físicamente la compra, y no tanto para hacer sus compras en línea, este campo del comercio electrónico en el negocio de los repuestos es todavía considerado “un salvaje oeste”, pero es evidente que existe todo un mundo de oportunidades esperando ser descubiertas. Por otro lado las ventas por Internet en el negocio mayorista, son totalmente otra cosa y algunas empresas reportan cifras tan impresionantes como el 20% o 30% de sus ventas realizadas en línea.
En cuanto al segundo evento giró alrededor del Aftermarket (mercado secundario o de accesorios) y sus temas más destacados fueron: a) El mercado se sigue moviendo hacia vehículos más livianos y pequeños. b) El aftermarket presenta un crecimiento sostenido y firme. c) La edad de los vehículos está aumentando.
1. Estamos ante un consumidor con un mayor nivel de conocimiento técnico, producto de un mayor grado de acceso a la información.
2. Existe un exceso de capacidad instalada en la industria que genera problemas de precios por sobreoferta de productos.
3. Debemos preocuparnos por entender los hábitos de compra de los consumidores más jóvenes.
4. Hay que entender los ciclos de reparación de los diferentes vehículos.
5. Las fallas en el funcionamiento de los vehículos son muy predecibles.
6. La importancia del uso de herramientas sofisticadas y el entrenamiento de los mecánicos es de nuestra responsabilidad a futuro.
7. La importancia de la racionalización de los recursos (de publicidad, de asistencia técnica, etc.).
Igualmente los son:
a) La búsqueda de una mayor eficiencia en la cadena de suministro;
b) concentrarse en la búsqueda de procesos menos engorrosos en los que se dilapida gran cantidad de recursos de la empresa;
c) la importancia del factor humano en las empresas y de los programas de entrenamiento (información estadística desmiente el temor de los empresarios latinoamericanos con relación a que un empleado entrenado, normalmente cambia de empleo);
d) el valor de la información estadística y de la continua medición de los indicadores financieros (rotación, rentabilidad, etc.);
e) el inevitable desarrollo en el uso del e-business;
f) crear conciencia de que esta última crisis ha cambiado para siempre la forma de manejar nuestros negocios.
No piense que este es un problema de la industria y la distribución de repuestos solamente: no importa el rubro en el que usted está, no se duerma ya que todo está cambiando y hay que poner las barbas en remojo.
Ya decía el viejo Gozategui: “El que no marcha con el tiempo, con el tiempo tiene que marcharse”.

Leopoldo Barrionuevo
leopoldo@amnet.co.cr