Enviar
SALUD
El efecto “bulldog”

Con el paso de los años, muchas mujeres experimentan pérdida de elasticidad en la piel del rostro, como consecuencia se da una caída de las mejillas

Con el paso del tiempo la piel va cobrando la factura de los años, y es en este órgano en el que se presentan los principales signos de envejecimiento.
La genética tiene mucho que ver en cómo se aprecia la piel en una persona que supera los 30, sin embargo otros factores como la alimentación y la exposición al sol son también fundamentales para que tenga una mejor calidad.
Uno de los signos más comunes en las mujeres es el denominado efecto “bulldog”, denominado así por la pérdida de firmeza del óvalo facial, lo que da paso a la caída de la piel del mentón por los laterales y a la caída de las mejillas hacia adelante.
Este efecto se da porque la grasa presente en áreas como los pómulos va migrando con la edad, además en personas de bajo peso esa grasa se pierde con los años, lo que produce la flacidez del rostro, comentó Irene Thüel, médico antienvejecimiento.
Entre las principales causas está el bajo consumo de minerales y vitaminas, así como los cambios de peso radicales.
En cuanto a la dieta, la nutricionista Rebeca Hernández recomienda el consumo de productos ricos en vitamina A como los lácteos bajos en grasa, así como alimentos ricos en antioxidantes.
El agua también es fundamental, ya que considera que cuando la hidratación proviene de agua pura y no refrescos llenos de azúcar y carbonatados, las células de la piel se renuevan y se favorece la eliminación de toxinas.
Otro elemento preventivo y que Thüel considera es la mejor crema para prevenir daños en la piel es el bloqueador solar, ya que una mayor exposición al sol provoca un aumento en la producción de radicales libres considerados “amigos del envejecimiento”.
Para contrarrestar el efecto “bulldog”, existen varios tratamientos, que se pueden realizar después de llevar a cabo un análisis de la piel y determinar el mejor camino de acuerdo con un especialista.
Entre ellos está la radiofrecuencia, procedimiento en que se trabaja por medio de ondas de radio y se calienta la piel a profundidad. “El aumento de temperatura en la dermis produce un efecto inmediato, visible desde la primera sesión, donde la piel se tensa”, comentó Thüel.
Este procedimiento estimula la síntesis de fibras colágenas, eliminando la flacidez.
Lipólisis es otro tratamiento recomendado por la especialista, y estimula también la producción de colágeno por medio de tecnología láser.
Por su parte, los “mini lifting”, son procedimientos para tensar por medio de un estiramiento de la piel, solamente se requieren anestesia local y una sesión.
“Tenemos otros arsenales como la colocación de bótox, rellenos faciales, entre otros para devolver volumen al rostro”, comentó.

Melissa González
[email protected]
Ver comentarios