Logo La República

Miércoles, 19 de diciembre de 2018



EDITORIAL


El clima lanza advertencias

| Miércoles 17 octubre, 2007



El clima lanza advertencias

Los desastres ocurridos en los últimos días como consecuencia de las intensas, permanentes e inusuales lluvias que han bañado al país trajeron duelo a muchas familias que perdieron seres queridos, y dolor y sufrimiento a otros que quedaron sin vivienda o sin los pocos bienes que en ella tenían.
En otros casos, la situación no llegó a esa desgracia pero significó pérdidas económicas, de tiempo e incomodidades diversas, como es el caso de las líneas aéreas que incrementaron gastos en gasolina para traslados y hospedajes de los pasajeros retenidos en el país o enviados a otro destino a causa del mal tiempo.
En el primer caso, el país entero y particularmente la empresa privada podrían evidenciar su sensibilidad y solidaridad donando recursos para tantas personas que sufren hoy desolación y privaciones de todo tipo a causa de las inclemencias de un clima que los seres humanos hemos hecho cambiar tanto con acciones equivocadas.
En el segundo caso, pérdidas empresariales y viajeros retrasados e incomodados con las consecuencias para cada quien, deben llevar una indispensable reflexión acerca de la imperiosa necesidad de atender al calentamiento global, al cambio climático, en general, a las reacciones de un planeta que evidentemente no resiste ya el tipo de exigencias que le hemos impuesto y que pasa la factura.
Según parece, las lluvias aún no han terminado por este año. Falta camino por recorrer hasta que ingresemos a la temporada seca y no sabemos a qué consecuencias aún deberemos enfrentarnos, pero sean cuales sean deberían ser aprovechadas positivamente para, al menos, comprender que los efectos del calentamiento global están alcanzando a todas las latitudes del planeta y que solo el ser humano puede hacer algo para cambiar la situación.
Desde luego, las acciones para un cambio en el modelo de desarrollo tendientes a tornarlo verdaderamente sostenible, han de producirse en todo el mundo, pero cada quien debe convertirse en un ejemplo y un vigilante atento.
Las noticias que hoy nos informan de las desgracias, las pérdidas y las incomodidades de todo tipo como consecuencia del cambio climático, no pueden significar solo motivo para lamentaciones o reiteraciones sobre el dolor ajeno, sino servir de motivación e impulso para hacer lo correcto en el ámbito de la conservación de la naturaleza.