Enviar

La concreción del proyecto de Gobierno Digital urge tanto como la profesionalización del Estado, una tarea pendiente en el país

El cambio necesario en el aparato estatal

La aprobación de planos para construcciones será ahora mucho más ágil por la entrada en funcionamiento de un sistema que dirige el Colegio Federado de Ingenieros y de Arquitectos.
El proyecto permitirá que las diferentes instituciones que deben aprobar esos planos hagan en el plazo de un mes lo que antes hacían en seis.
La plataforma que brindará estos servicios en forma digital es un proyecto que preparó el citado Colegio durante unos seis años y que hoy es una realidad que no incrementa en nada los costos para los usuarios.
Es interesante que esta plataforma, llamada Administrador de Proyectos de Construcción, demuestra en la práctica lo que puede lograrse cuando las instituciones se digitalizan. No solo se aceleran todos los trámites, sino que una serie de otros beneficios se agrega en favor de la ciudadanía y para el país como tal.
Del mismo modo debería agilizarse en el país la completa implementación del Gobierno Digital, algo que podría multiplicar beneficios reduciendo costos y tiempos a la administración y a los ciudadanos, posibilitando un servicio las 24 horas del día durante los 365 del año y convirtiéndose en poderosa herramienta para el funcionamiento de áreas como seguridad pública, salud o educación, entre otras.
Pero no solo en facilidad y velocidad para tramitar se beneficiarían los habitantes con el Gobierno Digital. También en algo tan importante como la transparencia.
El acceso permanente de los ciudadanos a fuentes de información sobre el accionar del Estado, en páginas actualizadas y con información completa, interactivas y eficientes en materia de consultas y tramitación, obligaría a una reingeniería interna de las entidades involucradas para responder adecuadamente al nuevo sistema. Algo que urge en todo el aparato estatal.
La concreción del proyecto de Gobierno Digital urge tanto como la profesionalización del Estado, una tarea pendiente, esta última que, curiosamente, no ha formado parte de los planes de gobierno desde hace mucho tiempo a pesar de ser una urgencia evidente y reclamada constantemente por la ciudadanía.
No podremos tener un país en crecimiento con un moderno Estado si este no se profesionaliza y despolitiza hasta garantizar que los criterios técnicos, la probidad y transparencia sean lo que caracterice sus acciones.
Ver comentarios