Logo La República

Lunes, 19 de noviembre de 2018



BLOOMBERG


EE.UU. resiste edicto sobre apuestas en línea

| Martes 18 diciembre, 2007



EE.UU. resiste edicto sobre apuestas en línea


Washington- El rechazo de Estados Unidos a cumplir con una decisión de la Organización Mundial del Comercio sobre juegos de azar con apuestas por Internet está amenazando con socavar el conjunto de reglas que enlazan el sistema de comercio internacional.
La OMC decidirá pronto sobre una demanda de Antigua y Barbuda de $3.400 millones de indemnización anual de Estados Unidos, cuya ley que prohíbe que los estadounidenses hagan apuestas en sitios de juegos por Internet la OMC declaró ilegal por primera vez en 2004.
Las implicancias del caso trascienden a Antigua, un país tropical de 69 mil habitantes. Ello se debe a que, en vez de reescribir sus leyes de apuestas, Estados Unidos reescribió sus reglas sobre comercio de manera de eliminar el asunto de la jurisdicción de la OMC. La perspectiva de que otros países, entre ellos China, puedan adoptar una actitud similar si los casos no se resuelven de una manera favorable a ellos ha inquietado a la comunidad de comercio internacional.
“Este es el caso más significativo que jamás se haya planteado ante la OMC”, dice Naotaka Matsukata, asesor de estrategia en Washington de Alston + Bird LLP y ex funcionario comercial de Estados Unidos.
Entretanto, Antigua, que ha desestimado los intentos de Estados Unidos de resolver la disputa, quiere el permiso de la OMC para eximirla de la protección de propiedad intelectual sobre programas informáticos y entretenimiento digitales para que pueda recaudar su compensación. Ello está generando alarma entre asociaciones comerciales que representan a tales compañías como Microsoft Inc., Universal Pictures de General Electric Co. y Warner Bros. de Time Warner Inc., como también entre grupos como la Recording Industry Association of America, una asociación de empresas discográficas de Estados Unidos.
“Antigua es literalmente el ratón que rugió”, dice Robert Lighthizer, jefe de derecho comercial internacional en Skadden, Arps, Slate, Meagher & Flom LLP.
La lucha comenzó hace un decenio, después de que Jay Cohen, un ex operador de opciones de California, se mudó a Antigua. Allí, estableció un registro de apuestas deportivas que aceptaba apuestas en línea de todas partes del planeta. Fiscales estadounidenses dijeron que la empresa era ilegal y Cohen regresó para disputar los cargos. En el 2000, un jurado federal lo declaró culpable y pasó 17 meses en una prisión de Las Vegas.
Al regresar a la nación caribeña, Cohen persuadió al Gobierno de presentar una queja ante la OMC contra Estados Unidos. El pujante sector de apuestas de la isla, el cual en su apogeo en el 2001 representó más de 10% del empleo, ayudó a financiar la causa, que Antigua inició en el 2003.
La disputa se prolongó y el sector de juegos de azar de Antigua, liderado por Cohen, apostaba a una victoria limpia que abriría el mercado de Estados Unidos.
En cambio, el conflicto se ha multiplicado, y otros socios comerciales de Estados Unidos con intereses en las apuestas en línea --entre ellos Japón, la Unión Europea y Canadá-- han seguido el ejemplo de Antigua de exigir una compensación de Estados Unidos. Si Estados Unidos no puede negociar un paquete de concesiones, puede enfrentar nuevas querellas en la OMC de tales naciones.
Estados Unidos y la UE acordaron ayer los términos de una indemnización que incluyen darles a los proveedores de servicios del bloque de 27 naciones nuevas oportunidades comerciales en los sectores postal y de envíos, investigación y desarrollo, almacenamiento y depósitos de Estados Unidos. Estados Unidos también ha hecho concesiones en los sectores de pruebas y análisis, dijo la Comisión Europea, el ejecutivo de la UE.
“Le habríamos escrito un cheque a Antigua, les hubiéramos pagado para que se vayan”, dice John Magnus, abogado comercial de Miller & Chevalier en Washington. “En cambio, insistieron sobre su argumento”.
Cohen se negó a hacer declaraciones. Un abogado que representa a Antigua dice que es la postura de Estados Unidos la que amenaza el comercio mundial. “Estados Unidos ha sido un gran beneficiario de este sistema”, dice Mark Mendel, socio en la oficina de Mendel-Blumenfeld LLP en Cork, Irlanda. “Tienen un verdadero interés en mantener la fe de todos en él y en que sigan sus reglas. Esto va a debilitar toda la institución”.