Logo La República

Miércoles, 21 de agosto de 2019



MAGAZINE


Edificio de Correos tendrá nueva cara

Carolina Barrantes [email protected] | Viernes 26 junio, 2009



Edificio de Correos tendrá nueva cara
Ayer se iniciaron los trabajos de restauración del inmueble, que costarán ¢100 millones

Carolina Barrantes
[email protected]

La fachada verde del Edificio Central de Correos en la que se observan grietas, corrosiones y hasta nidos de palomas, tiene los días contados.
Una cuadrilla inició ayer los trabajos de restauración, los cuales se prolongarán por tres meses y buscarán rescatar la belleza arquitectónica del lugar.
Las obras tendrán un costo de ¢100 millones, y los recursos saldrán de las arcas del Ministerio de Cultura y Juventud.
El aporte se debe a que el edificio resultó ganador en el concurso “Salvemos Nuestro Patrimonio Arquitectónico 2008” que organiza el Centro de Patrimonio del Ministerio, por ser un ejemplo de la construcción en concreto armado.
Los primeros trabajos incluirán el reforzamiento de la estructura debido a que algunos elementos pueden estar desprendidos y significar un riesgo para los transeúntes.
También se repararán las grietas y fisuras, y se eliminarán las plantas y musgo que crecen en las cornisas, donde se acumula mucha humedad.
El resto de las obras contemplará la restauración de 24 puertas y nueve ventanas, así como de piezas arquitectónicas y artísticas exteriores.
Además, la colocación de una capa de pintura en todas las fachadas del edificio, las cuales tienen casi 18 años de no ser remozadas, según Sandra Quirós, directora del Centro de Patrimonio.
El proyecto incluye mejoras en las instalaciones eléctricas y mecánicas. Sin embargo, estos trabajos deberán ser financiados por la misma entidad, debido a que los recursos del Ministerio de Cultura serán exclusivamente para las fachadas del inmueble.
Las obras adicionales están valoradas en casi ¢300 millones, y para ello, Correos de Costa Rica iniciará una campaña para recolectar los fondos.
El edificio de Correos fue diseñado por el arquitecto Lluís Llach y terminado en 1917.