Enviar
Ecuador rumbo a referendo

Multitudinarias concentraciones opositora y oficialista en cierre de campaña

Guayaquil
EFE

Multitudinarios actos organizados por el oficialismo y la oposición en la ciudad portuaria de Guayaquil marcaron ayer el cierre de la campaña electoral en Ecuador, de cara al referendo constitucional del próximo domingo. El oficialista movimiento Alianza País, que lidera el presidente Rafael Correa, concentró a miles de simpatizantes por el “Sí” al proyecto de nueva Carta Magna en un estadio de Guayaquil, una ciudad que es considerada como bastión de la oposición.
Mientras, una coalición opositora que rechaza el proyecto, encabezada por el alcalde guayaquileño, el socialcristiano Jaime Nebot, organizó una inmensa caravana de coches y personas de a pie, que recorrió las principales calles de la urbe más poblada de Ecuador.
A medianoche concluye el periodo oficial de la campaña electoral para el referendo y, de inmediato, se iniciará un espacio de reflexión, alejado de la bulla proselitista, para que los más de nueve millones de ecuatorianos que tienen derecho a votar mediten su opción.
Casi 60 mil policías y militares vigilarán la jornada del referendo, y desde el mediodía del viernes entra en vigor la “ley seca”, hasta el mediodía del lunes.
Ambos bandos expusieron ayer en Guayaquil lo mejor de su artillería propagandística, pero, asimismo, lo hicieron con la disposición de evitar cualquier atisbo de confrontación.
Los primeros en marchar por Guayaquil fueron los opositores, que se congregaron en el estadio “Monumental” de Barcelona, el equipo más popular del país, y desde allí salió la caravana con dirección a uno de los sectores más pobres de la urbe porteña: El Guasmo.
El propio alcalde Nebot encabezó la manifestación, lo que desbordó la alegría de sus simpatizantes que, a raudales, se unieron al líder opositor, que ha llamado a los electores que voten por el “No”.
Del otro lado, el movimiento oficialista llenó el estadio guayaquileño “Alberto Spencer” y fue el propio presidente Correa el que dirigió la fiesta del cierre de campaña.
El escenario se vistió de verde claro, el color del grupo oficialista, y de banderines que promovían el “Sí y mil veces Sí”, la consigna del oficialismo para apoyar el proyecto de Constitución.
Ver comentarios