Duelo amarillo en Fortaleza
James Rodríguez, el mejor futbolista del Mundial, es rodeado por sus compañeros de selección colombianos, atracción del torneo.Fabrizio Bensch-AFP/La República
Enviar

Duelo amarillo en Fortaleza

Un Brasil que no convence se las verá con Colombia, que se presenta favorita


Una verdadera fiebre amarilla se verá el viernes 4 de julio en el Estadio Castelão de Fortaleza cuando se enfrenten la selección anfitriona y su similar de Colombia que por primera vez en su historia clasifica a cuartos de final, en un duelo donde, por primera vez, no es Brasil la favorita debido a la lección de fútbol que ha mostrado la escuadra cafetera.

Brasil recibe a Colombia, un equipo con categoría liderado por James Rodríguez, goleador del torneo con cinco anotaciones y a quienes muchos consideran el heredero del siempre ídolo colombiano Carlos “El Pibe” Valderrama, que se retiró de la selección en 1998, desde cuando el país no regresaba a la justa mundialista.
La “canarinha” obtuvo su pase tras vencer a Chile en una agónica tanda de penales después de 120 minutos en que los chilenos tuvieron un mayor control de juego y los brasileños disfrutaron las ocasiones de mayor peligro.
Un 1-1 se hizo grande a lo largo del encuentro y desde los 11 metros un 3-2 le dio la alegría a 200 millones de brasileños, un momento de extrema tensión no apto para cardiacos.
“Representar a nuestro país supone una presión enorme, así que ha sido complicado psicológica y emocionalmente. Hace cuatro años sentí muchas emociones. Ahora lloro de nuevo, aunque de felicidad. Poca gente sabe por lo que he pasado y por lo que sigo pasando hoy, pero yo sabía que mi historia en la selección no se había terminado. Ahora faltan tres peldaños, y quiero ver a Brasil de fiesta, ese es mi gran sueño”, dijo el portero brasileño y jugador del partido, Julio César.
Un rato más tarde fue la selección de Colombia la que se metió en la historia del fútbol al conquistar en un partidazo su primer pase a cuartos de final en la historia, llevada de la mano James Rodríguez, un joven de 22 años, quien anotó dos golazos para doblegar 2-0 a los bravos uruguayos en el templo sagrado del estadio Maracaná.
“Hemos hecho historia y queremos seguir haciéndola. Ahora se viene Brasil, y somos conscientes de que es un rival duro, con grandes jugadores, pero esperemos ganarles. Tenemos que estar atentos porque ellos tienen buenos jugadores, pero ellos también deben estar pendientes porque somos un buen equipo y podemos generar peligro. Será un lindo partido”, comentó James luego del juego.
El técnico argentino José Pekerman, dio con la tecla desde que llegó a la selección. Mantuvo la filosofía, eso no cambió. Posesión y pelota. Pero propuso un juego más directo, mayor cercanía al gol y la fórmula ha funcionado.
El torneo se encuentra en la etapa más candente, Colombia quiere seguir haciendo historia y vencer a los de casa, en un partido que promete grandes cosas, la clara favorita es la selección cafetera, que con su fútbol no solo quiere ganarle a Brasil sino que es fuerte candidato a alzar la Copa del Mundo.
Brasileños y colombianos jugarán el partido de cuartos de final en el estadio Castelão de Fortaleza el viernes 4 de julio, a las 2 p.m. hora local.

Walter Herrera V.
[email protected]

Ver comentarios