Logo La República

Jueves, 15 de abril de 2021



NOTA DE TANO


Dos aberraciones de los asambleístas

Gaetano Pandolfo [email protected] | Martes 09 marzo, 2021

“Quedar primero no vale nada”: Christian Bolaños.

El razonamiento de Christian Bolaños, después de que Saprissa perdió con Grecia y se alejó diez puntos del Alajuelense es contundente.

“Lo que vale es clasificar; quedar de primero no significa absolutamente nada”.

Lea más: ¿Debe replantearse el formato del campeonato nacional?

Y tiene razón.

Los periodistas deportivos nos quedamos callados, en lugar de provocar un escándalo en nuestra condición de fiscales del acontecer deportivo nacional, cuando los asambleístas anunciaron las reglas del Torneo Clausura a las que incorporaron dos verdaderos “mamarrachos”, incomprensibles para un ser humano con un mínimo de talento.

La condena contra el Sporting es una verguenza mundial y un atentado al juego limpio. Es inexplicable como dirigentes de un deporte, pueden aprobar una norma que le impide a un equipo clasificarse a disputar el título, aunque gane en la cancha los puntos necesarios para lograrlo. Esto es una aberración jurídica ya apelada por el club capitalino.

Pues bien: esos mismos asambleístas decidieron cambiar las reglas del juego en la cima de la tabla y acordaron que el equipo que ocupara la primera posición al término de la fase clasificatoria, ya NO sería premiado con un puesto fijo para disputar la final.

Lea más: Todo lo que debe saber del "Caso Sporting" que afectaría el campeonato nacional

De nuevo la interrogante: ¿cómo es posible que mentes “pensantes” puedan aprobar este premio monumental a la mediocridad?

Bien lo expresó Christian Bolaños.

Hoy Alajuelense, mañana cualquier otro equipo, puede quedar 80 puntos arriba del equipo que ocupa el segundo lugar que da lo mismo. No gana absolutamente nada, más que una mísera localia que al jugar sin público no vale para nada.

Igual se clasifican con idénticos derechos que el líder, los ocupantes del tercero y cuarto lugar. Juegos de ida y vuelta sin premio final: 1 vs 4 y 2 vs 3.

Una mala noche que la tiene cualquier equipo y a la basura toda la temporada de la que fue equipo dominante.

Lástima que no trasciende lo que sucede a lo interno en esas asambleas. A los periodistas nos falta chispa para investigar cómo se dan las votaciones en esos cónclaves. A la distancia, es difícil suponer que los delegados de los equipos tradicionales, voten a favor de estos atentados a la excelencia y premios a la mediocridad.

Y es que, cuando los mediocres son mayoría, de verdad que poco o nada se puede hacer. La gradería de sol de don Beto Cañas, es invencible.

[email protected]

NOTAS ANTERIORES







© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.