Enviar
Analistas consideran que no habrá fluctuaciones fuertes en lo que resta de 2008
Dólar cerraría el año en ¢554

• Colón se apreciaría en la medida en que se modere la inflación y suban los intereses en colones

Wilmer Murillo
[email protected]

La cotización del dólar finalizaría el año dentro de un rango de ¢552 a ¢554.
En la medida en que la inflación interna se modere y se experimente un aumento en las tasas de interés en colones, se esperaría una apreciación del colón respecto al tipo de cambio que prevalece en la actualidad.
“En particular, el aumento en las tasas de interés locales será producto de una política monetaria más restrictiva”, explicaron Isaac Castro y Gustavo Mena, economistas del Grupo Interbolsa.
Los dos expertos visualizan que el aumento de los intereses en colones y la estabilidad de las tasas en dólares motivará a los agentes económicos a invertir en instrumentos denominados en moneda nacional.
Lo anterior, a su vez, provocaría un aumento de la demanda por colones lo cual presionaría a la baja en la cotización del dólar respecto al colón.
Este escenario se observaría en el cuarto trimestre del año.
El aumento del diferencial entre la Tasa Básica Pasiva y la Tasa Libor, por otra parte, puede propiciar un proceso de colonización de la riqueza financiera, apuntaron los economistas.
En la actualidad la diferencia entre ambas tasas es de 415 puntos base y la expectativa es que esa diferencia suba hasta siete puntos porcentuales.
Por otro lado, la banda superior actualmente tiene un deslizamiento de seis céntimos diarios, que algunos ven como una minirrevaluación diaria. No obstante, los economistas advirtieron que utilizar el deslizamiento de la banda superior para estimar la devaluación no es la única forma de estimar el rendimiento en colones de un instrumento en dólares.
El aumento del diferencial de tasas podría provocar que el tipo de cambio se despegue hacia abajo de la banda superior, señalaron.
Si se utiliza el deslizamiento para prever la devaluación, el consejo de los expertos es que se realice un ajuste hacia abajo para dar cabida a escenarios de un tipo de cambio dentro de los parámetros establecidos por el Banco Central.
De momento, el tipo de cambio refleja una presión hacia el alza, luego de que el dólar tocara máximos históricos frente al colón a finales de julio. En ese momento el tipo de cambio se ubicó en ¢556,21 por dólar.
Sin embargo, en las últimas semanas se han observado cinco acontecimientos que han debilitado al colón frente al dólar.
Uno son las expectativas de devaluación. De acuerdo con la encuesta mensual de expectativas de inflación del Banco Central, desde mayo se observa un modificación en el patrón de expectativas de variación del tipo de cambio a tres, seis y 12 meses. En julio la devaluación esperada
era del 0,9%, 2,3% y 4,3% a tres, seis y 12 meses, respectivamente.
El segundo es la desaceleración de la economía, pues las exportaciones crecen a una tasa interanual del 6,5% frente al 14,8% de junio del año pasado.
En tercer lugar la aceleración de la inflación, y en cuarto, un deterioro de las cuentas externas. El desbalance en la cuenta comercial alcanzó los $2.747 millones, para un incremento del 103,88% respecto del primer semestre de 2007.
Finalmente este incremento de la balanza comercial se experimenta en un contexto de una menor entrada esperada de flujos de capital.

Ver comentarios