Enviar
Djokovic recibido como héroe
Miles de personas fueron a recibir ayer a Novak para celebrar su título de Wimbledon y el número uno del mundo

Decenas de miles de personas se congregaron ayer en el centro de Belgrado para recibir al tenista Novak Djokovic como a un héroe nacional, después de ganar por primera vez en Wimbledon y convertirse en el número uno del mundo.
Djokovic fue recibido en una plaza frente al edificio del Parlamento serbio entre entusiasmados e interminables gritos de apoyo, como "Nole, Nole" (el apodo del jugador), "Campeón" o "Nole, te queremos".
El tenista, de 24 años y que compareció en un escenario montado en la plaza especialmente para su llegada, dijo: "estamos en la cúspide del mundo, lo ganaremos todo".
"Tengo una deuda con vosotros porque me habéis montado esta fiesta y habéis hecho de este día el más hermoso de mi vida. No lo olvidaré nunca", dijo.
"Este galardón lo dedico a vosotros, a Serbia", agregó, al elevar el trofeo de campeón de Wimbledon.
Su familia y todo el equipo que trabaja con Djokovic también salieron a la escena junto con él.
Fue saludado con largos aplausos de los aficionados, muchos de ellos jóvenes vestidos con camisetas en los colores de la bandera serbia, que algunos dibujaron también en sus mejillas.
Poco antes, en el aeropuerto belgradense, Djokovic dijo que estos días son los más hermosos de su carrera, y que "todavía no ha habido tiempo para detenerse y analizar el éxito logrado".
"Al frente de mí tuve al rival más grande posible. Me alegro que jugué lo mejor cuando fue necesario", dijo, al comentar su duelo del domingo en Wimbledon contra Rafael Nadal.
Los congregados en el centro de Belgrado llevaron antorchas, las banderas del país, fotos de Djokovic y pancartas con inscripciones como "Hay muchos campeones, pero Novak no hay más que uno", "Enhorabuena", "Número 1", "Gracias, Nole", y otras.
Djokovic había planeado viajar tras el torneo de Wimbledon de Londres a Suecia, para los cuartos de final de la Copa Davis con la selección serbia, pero decidió llegar por un día a Belgrado ante el entusiasmo y la euforia que su éxito causó en su país.

Belgrado/EFE


Ver comentarios