Divorcio Araya-Chinchilla por vía a Limón
En un fuerte pulso se encuentran Laura Chinchilla, presidenta de la República, y Johnny Araya, candidato del PLN, por la Ruta 32. Archivo/La República
Enviar

Dan órdenes contrarias a diputados del PLN

Divorcio Araya-Chinchilla por vía a Limón

Posible corrupción divide opiniones de cara a firma de préstamo

201311262200031.n2.jpg
En un fuerte pulso se encuentran Laura Chinchilla, presidenta de la República, y Johnny Araya, candidato del PLN, por la Ruta 32. Archivo/La República
Este fin de año será determinante, para saber si habrá o no ampliación de la carretera a Limón.
En este momento, Laura Chinchilla y Johnny Araya están divorciados, y mientras ella ordena a sus diputados dar el aval, el candidato pide detener la discusión.
Todo esto se da una semana después de conocer situaciones de aparente fraude y sobornos cometidos por China Harbour Engineering Company, en otros países.
Los 24 diputados liberacionistas, no saben en este momento a quién hacer caso.
En el caso de Chinchilla, sostiene que no hay dudas razonables para detener el avance del plan.
“Algunos políticos y miembros de la prensa no quieren hacer un sano escrutinio, sino detener esta inversión importante para Costa Rica, lo cual va a afectar el clima de negocios del país”, dijo Chinchilla.
En ese sentido, la mandataria agregó que no entiende por qué esos grupos piden por un lado acabar con el rezago de infraestructura, pero al mismo tiempo, cuestionan las inversiones sanas sin escuchar razones.
La disputa entre los dos políticos pondrá a prueba el liderazgo de Chinchilla y Araya a dos meses de las elecciones.
Sin embargo, si por la víspera se saca el día, el pulso lo ganaría Araya, pues ya varios diputados liberacionistas se han pronunciado con cautela sobre el proyecto de la Ruta 32, como es el caso de Luis Gerardo Villanueva, congresista por Cartago.
Esta postura la toman, después de que Araya giró ayer la contraorden que, hasta despejar los cuestionamientos contra la empresa china, es mejor no continuar.
“He pedido a los diputados que se tomen el tiempo que sea necesario en el trámite legislativo, que se revise a profundidad cada uno de los elementos del contrato, para asegurarse que su contenido no riñe con los intereses nacionales”, indica Araya.
Esta no es la primera vez que Araya se desmarca de la posición del Gobierno, pues anteriormente en medio de la polémica por la concesión de la vía a San Ramón con la empresa brasileña OAS, el aspirante presidencial recomendó no seguir con el proceso.
Durante la última semana la empresa China Harbour Engineering Company (CHEC), que sería la prestamista y constructora de la obra, ha estado cuestionada en varios países, incluidos Jamaica y Filipinas.
A la compañía se le liga con supuestos casos de daño ambiental, fraude, soborno e incumplimiento de contratos, tal y como denunciaron Luis Guillermo Solís, aspirante por el Partido Acción Ciudadana y Manrique Oviedo, legislador de esa agrupación.
Sin embargo, no existen pruebas en contra de la empresa, salvo en dos casos.
En este país, CHEC ampliaría a cuatro carriles la carretera de Río Frío a Limón por $395 millones, con 13 pasos a desnivel y 36 puentes gemelos.
En estos momentos, el préstamo se encuentra en la Asamblea Legislativa a la espera de la votación de los diputados.
En caso de que no se logre el aval antes de finalizar el año, CHEC podría aumentar los costos de construcción de la obra.
201311262200030.n22.jpg



Esteban Arrieta
[email protected]
@earrietaLR

Ver comentarios