Enviar
Disponibilidad de títulos públicos no satisface necesidades de crecimiento de fondos y pensiones
Deuda afectaría opciones de inversión

• “Política de endeudamiento del Gobierno no es suficiente para atender demanda de papel que hay en el mercado”, aseguró superintendente de pensiones

• Tesorería proyecta colocar solo ¢195 mil millones en el primer semestre


Wilmer Murillo
[email protected]

La primera mitad del año el Ministerio de Hacienda continuará reduciendo su dependencia de la deuda para financiarse, pues recortará aún más sus captaciones en comparación con el año anterior.
La noticia difundida por la Tesorería Nacional cae como un balde de agua fría a los inversionistas y en especial a las operadoras de fondos de pensión y los fondos de inversión.
La emisión de bonos del Gobierno central equivaldrá a $390 millones, en tanto que solamente los fondos de pensión tendrán un disponible para invertir el primer semestre de $500 millones.
“Es definitivamente una mala noticia para los fondos de pensión”, dijo Javier Cascante, superintendente general de pensiones.
La política de endeudamiento del Gobierno central no es suficiente como para atender las necesidades de papel que hay en el mercado, de acuerdo con Cascante.
Si bien es cierto, una limitación a la emisión de deuda pública es vista como algo negativo para este sector, para las finanzas del país representan una buena señal.
Las “malas noticias” hablan de un Gobierno que ha estado manejando responsablemente las finanzas, reconoció Cascante.
Para el primer semestre la Tesorería Nacional tiene planeada una colocación máxima de ¢195 mil millones, levemente inferior a los ¢196 mil millones colocados en el segundo semestre del año anterior.
Es parte de una tendencia que se ha venido dando, pues también el primer semestre del año pasado el Ministerio de Hacienda captó ¢125 mil millones menos del público, pese a que tenía previsto recurrir a la venta de ¢345 mil millones en bonos.
“Probablemente el mercado desearía un Gobierno más irresponsable o más endeudado para tener donde colocar sus títulos”, bromeó Cascante.
No obstante, Adrián Vargas, tesorero nacional, reparó que ciertamente a los inversionistas les iba mejor antes.
En ese sentido adujo que en algunos casos hasta imponían las reglas del juego al Ministerio de Hacienda a sabiendas de su gran necesidad de recursos para financiar el déficit.
Las cosas han cambiado dramáticamente y es ahora la cartera de Hacienda la que establece las reglas, como el supuesto emisor con cero riesgo. Por ejemplo, la dependencia no capta a menos de un año, ha alargado los plazos de la deuda y recortado a tasas de mercado los intereses.
Es una política que hemos venido haciendo desde el segundo semestre del año pasado. “Vamos al mercado por un monto determinado de recursos, con determinados instrumentos y tipos de operaciones, para mejorar el perfil de la deuda, haciendo las colocaciones en el mediano y largo plazo y pagando menos intereses”, señaló Vargas.
“El incremento en la recaudación tributaria, la aplicación del principio de caja única y el control en el gasto público son factores que favorecen las finanzas públicas, con lo que la cartera de Hacienda no se ve obligada a acudir a captar recursos del público”, dijo Vargas.
A su juicio, esto será sostenible en la medida en que el Gobierno continúe con una política responsable de manejo del gasto y siga un comportamiento dinámico de los ingresos como se ha venido dando.
Hasta noviembre pasado el Gobierno incrementó la recaudación hasta un 27% y acumuló más de nueve meses de superávit financieros consecutivos.
Pero pese a las malas noticias para los inversionistas, el menor financiamiento requerido por el fisco ha quitado presión a las tasas de interés.
Para este año el 50% de la deuda se colocará en títulos de mediano y largo plazo, de los cuales el 45% será en colones y el 5% en dólares. La otra mitad de la colocación se tiene prevista que será en instrumentos ligados de la inflación.
La ventaja de estos títulos es que se ajustan mensualmente a la inflación y reconoce al tenedor la pérdida a través del incremento respectivo, determinado a su vez por la Superintendencia de Valores, explicó el analista Fernando Estrada, de Aldesa.
Eventualmente el Gobierno podría realizar captaciones de títulos cero cupón para dar referencia al mercado.
Durante la primera parte del año, la captación en dólares se efectuará mediante dos subastas, una de las cuales se realizó el lunes de esta semana y la próxima está programada para el 28 de abril. El instrumento que se utilizará es el tp$, serie dólares 270515.
En colones los instrumentos que se utilizarán son el tp serie G240914 y una nueva emisión con vencimiento en 2011 (G230311). Para la colocación en títulos indexados se utilizará el tudes serie U120122, el cual es el factor predominante. La colocación programada es algo de las cosas buenas, pues no planteará sorpresas al mercado.


Ver comentarios