Destino que no deja de sorprender
Enviar
Destino que no deja de sorprender
Tanto en la ciudad como en sus alrededores, Guatemala ofrece a sus visitantes una experiencia para todos los gustos

Melissa González
[email protected]

Guatemala- A poco más de una hora de Costa Rica, la tranquilidad, el colorido y deliciosa gastronomía de Guatemala se abren paso para dar a sus visitantes unas merecidas vacaciones.
Una vez en la ciudad las posibilidades de hospedaje sobran, como el Hotel Princess Reforma, ubicado en el corazón del distrito financiero y centros de entretenimiento, así como el Radisson Hotel and Suites Guatemala City.
Durante el día un tour por la ciudad le permitirá conocer importantes sitios de interés como la Avenida de las Américas, que cuenta con diferentes plazas y monumentos representativos de diferentes países latinoamericanos; el Obelisco es un punto de referencia, que divide cuatro de las zonas de la ciudad, también es llamado Monumento a los Próceres de la Independencia y se construyó en 1935.

Una visita al zoológico La Aurora no puede faltar, su mayor atractivo es la gran cantidad de animales, entre ellos hipopótamos, jirafas, cebras, elefantes y leones, que conviven en amplios espacios llenos de zonas verdes.
Un punto que llama la atención es el precio de entrada, tan solo de 20 quetzales, alrededor de ¢1.500, y para recorrerlo completo necesitará bastante tiempo disponible.
En la noche gran parte del entretenimiento se concentra en la Zona Viva, que reúne discotecas, restaurantes y bares, desde los más tranquilos hasta los más fiesteros.
Ya fuera de la ciudad, no puede dejar de visitar Panajachel, situado a más de dos horas en bus.
En este lugar podrá apreciar el imponente lago Atitlán, con una extensión de 130 kilómetros cuadrados, de origen volcánico, pues cuenta a su alrededor con tres majestuosos volcanes.
Con facilidad encuentra quien lo lleve a dar una vuelta por el lago y de paso conocer de cerca alguno de los 12 poblados a su alrededor.
De Panajachel viaje al gran mercado de Chichicastenango, donde una gran aglomeración de personas con sus trajes típicos, sencillez e inocencia, lidia con turistas en el arte de regatear, con tal de vender desde ropa y carteras hasta hamacas y otros, todos con el sello del trabajo duro y la meticulosidad en cada detalle.
Para terminar no puede faltar la ciudad de Antigua, un lugar que invita a dar una vuelta por el pasado con construcciones de antaño, calles de piedra, monasterios e iglesias del tiempo de la colonia, contrastados con elegantes hoteles y restaurantes.
Entre ellos destaca el Convento, donde cada habitación tiene un ambiente diferente, o el Hotel lo de Bernal, un acogedor espacio con chimenea y terrazas.
Si visita Antigua debe probar el “pepian”, un plato elaborado a base de pollo y vegetales, uno de lo más tradicionales de la zona.
Tanto en Antigua como en Panajachel para transportarse de una forma inolvidable puede tomar un “tuc–tuc”, pequeños carritos de tres ruedas, a precios sumamente cómodos.
Guatemala es uno de los destinos que la revista Taca Vacaciones ofrece, cuenta con planes hechos a la medida y permite a sus clientes conocer todas las bellezas que este vecino de Costa Rica ofrece.
 
Cortesía Gabriela Téllez

Ver comentarios