Logo La República

Martes, 11 de diciembre de 2018



COLUMNISTAS


Después del domingo

Arturo Jofré [email protected] | Viernes 05 octubre, 2007


Después del domingo

Arturo Jofré

Los dados ya prácticamente están lanzados, ahora solo falta ver los resultados y todo parece indicar que este domingo habrá llegada estrecha. Esta cita histórica dará inicio a una nueva forma de legislar, aunque sea esporádicamente. Volvemos así al origen mismo de la democracia, en que la gente se expresa en forma directa. La pregunta es ¿qué ocurrirá después del domingo?
Hay un hecho poco discutible: Costa Rica tiene dos grandes sectores de opinión que parten de supuestos distintos para construir aspectos relevantes de su desarrollo. Esto determina que no vamos a poder seguir caminando hacia el desarrollo sin buscar coincidencias y acuerdos en temas clave entre diversos sectores de la vida nacional.
La gente espera, desde hace décadas, que problemas nacionales graves en que no hay divergencias importantes, no sigan postergándose solo porque no se ponen de acuerdo en cuanto a quién se llevará los honores. Cuánto ganarían de credibilidad los partidos políticos y otros órganos públicos si fueran capaces de marchar juntos para formular un plan de acción y dotar de recursos a materias tan sensitivas como la seguridad ciudadana o el ataque frontal a la pobreza. Pero no hemos sido capaces de unir esfuerzos. Ha faltado voluntad de las partes para que en un plazo de diez años podamos alcanzar logros de gran magnitud.
Este proceso que culmina el domingo nos enseñó que la población no es indiferente a los problemas nacionales, el no haber sido tomados en cuenta no significaba ausencia. Lo ha demostrado la amplia cobertura del tema del referéndum en los medios de comunicación, especialmente por medio de debates. Me tocó presenciar el martes un debate en la Universidad Latina en el que participaron don Francisco de Paula Gutiérrez y don Renzo Céspedes, con un auditorio abarrotado con más de 500 personas, casi todos jóvenes, quienes hicieron una cantidad de preguntas imposibles de canalizar en su totalidad. Los jóvenes, como casi toda la población, han demostrado ser una fuerza que tiene interés en los temas nacionales y que después del domingo habrá que tomarlos más en cuenta.
Antes que se iniciara el análisis público del TLC, había una tendencia a votar más por la persona que por el partido, a favorecer más la confianza que inspiraba el candidato que su programa de gobierno. Ahora la gente ha buscado ideas, ha escuchado y leído para aclarar materias técnicas, complejas o sujetas a interpretación. No ha habido en los últimos 30 años una discusión más técnica, masiva y apasionante que la que estamos viviendo.
Después del domingo que nadie se equivoque con las cifras. Una masa muy importante de gente está muy cerca de la línea divisoria entre el “sí” y el “no”. Esa gente no está entregando un cheque en blanco a nadie. Al contrario, después del domingo valorará en qué medida los líderes de los distintos sectores han aprendido las enseñanzas de este proceso. Qué penoso sería que unos y otros dejaran pasar esta gran oportunidad.