Enviar
Sábado 4 Octubre, 2014

la insulina no es “un transgénico”, sino una proteína. La elaboración de esta y otros productos de la biotecnología en condiciones controladas no están en cuestionamiento.


Desinformaciones transgénicas


El pasado 17/9/14 Vilma Ibarra se refiere en este diario, de manera desinformada y confusa, a los alimentos y cultivos transgénicos, por lo que me veo en la necesidad de refutar su columna.
Hay que aclarar que esta discusión se limita a los cultivos y alimentos transgénicos, y no a otros productos de la biotecnología, como generaliza Ibarra en su artículo.


Contrario a lo que esta indica, en Costa Rica se cultivan transgénicos desde 1991, por lo que su afirmación de que declarar libre de transgénicos nuestro territorio es una “declaración de principios” no tiene sustento.
Ibarra repite los argumentos tendenciosos del representante en Costa Rica de la agroindustria oligopólica de producción de semillas transgénicas relacionados con el hambre mundial, y la cita de un documento desactualizado de la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Quién tenga interés en la opinión actualizada de la OMS, le recomiendo consultar el enlace goo.gl/0myJ74, donde se reconoce que: “(…), los rasgos novedosos de los organismos genéticamente modificados (OGM) también pueden acarrear potenciales riesgos directos para la salud y el desarrollo humano.”, “(…) no pueden generalizarse evidencias concluyentes sobre las ventajas ambientales ni sobre costos a partir del uso de cultivos GM”; y que: “Los OGM también pueden afectar la salud indirectamente mediante impactos perjudiciales sobre el medio ambiente, o sobre impactos desfavorables sobre factores económicos (incluyendo el comercio), sociales y éticos”, como lo demuestran poco más de 900 artículos en goo.gl/jymWZH.
No es casualidad que los ministerios de Agricultura, Salud y Ambiente se hayan manifestado a favor del proyecto “Ley de moratoria nacional a la liberación y cultivo de organismos vivos modificados (transgénicos)”, junto con la Cámara de Apicultura, la Red de Coordinación en Biodiversidad, y el Consejo Agroalimentario, que aglutina cerca de 40 organizaciones de agricultores.
De igual forma, la Universidad de Costa Rica acordó: "Solicitar al Gobierno de la República declarar la moratoria al cultivo de variedades transgénicas en Costa Rica, hasta que se garantice que su uso no afecta negativamente la salud pública, el derecho humano a la alimentación, así como la integridad de la biodiversidad”. Además, 74 concejos municipales acordaron mantener sus territorios libres de estos cultivos.
Por último, la insulina no es “un transgénico”, sino una proteína. La elaboración de esta y otros productos de la biotecnología en condiciones controladas no están en cuestionamiento.
Tratándose de salud, ambiente, soberanía alimentaria y comercio, el Principio Precautorio reclama la aprobación del proyecto citado, lo cual no tiene nada que ver con la afirmación con que Ibarra termina su artículo, al indicar que este proyecto significa “devolvernos cientos de años en el desarrollo médico científico”.

Jaime García González

Red Coordinación Biodiversidad

[email protected]