Enviar
• Ticos consumen más de lo que pueden pagar por lo que producen
Déficit comercial elevaría tipo de cambio y tasas de interés
• Desbalance podría repetir historia de 2009, cuando precio del dólar subió a ¢595

El aumento tan grande en la diferencia de las importaciones nacionales versus las exportaciones hace que la economía local dependa altamente de la Inversión Extranjera Directa (IED). Si ese déficit, en lo que se conoce como balanza comercial, se mantiene y se ensancha, sería insostenible y podría elevar el tipo de cambio y las tasas de interés.
Lo anterior afectaría a miles de personas que tienen préstamos en dólares, subiendo sus cuotas mensuales, y a quienes quieran acceder a nuevos créditos, encareciendo el acceso al dinero.
Al cierre de marzo, mientras las exportaciones acumuladas en 12 meses habían crecido un 13% ($1.273 millones), las importaciones aumentaron a un ritmo del 17% ($2,459 millones). Lo que eleva el déficit en la balanza comercial en aproximadamente $1.200 millones, con lo que se alcanzan los $5.900 millones.
“Pero si al dato anterior le quitamos el efecto de lo importado y exportado por zonas francas, el resultado empeora en $1.600 millones y el déficit real del sector nacional es de $7.725 millones”, detalla Pablo Villamichel, economista.
El mayor crecimiento de este déficit entre lo que se compra y lo que se vende al resto del mundo provino del pago por derivados del petróleo, que aumentó $712 millones en los últimos 12 meses y alcanzó un monto total de $2.200 millones.
Pero no es solo culpa del petróleo, la importación de bienes de consumo crece a un ritmo del 14%, los bienes intermedios sin Zona Franca en un 11%, al igual que las importaciones de capital.
Una alta dependencia de flujos de IED podría hacer que, ante una pequeña variación, se revivan escenarios como el de 2009, cuando el déficit llegó al 9% del PIB y el tipo de cambio alcanzó los ¢595 por dólar.
Lo anterior se dio debido a la crisis, que subió los precios del petróleo a $140 el barril y el país no tenía suficientes dólares para pagar, y el Banco Central empezó a venderlos, pero al precio del techo de la banda, que se ubica en ese monto.
En 2011 la economía nacional estuvo cerca de vivir un escenario de ese tipo, no por aumento de precios externos sino por menos ingreso de dólares al país.
“Parte significativa de la IED en los últimos años ha sido lo que podemos llamar IED ‘contingente’, no es reinversión de las empresas instaladas, o nuevas empresas que llegan al país, se trata más bien de ingresos por venta de empresas nacionales a capital extranjero, como ocurrió con Pipasa y Protecto”, detalla Henry Mora, economista de la Universidad Nacional. “Si el año pasado no hubiesen ingresado los cerca de $500 millones por la apertura en telecomunicaciones, el hueco en la cuenta corriente hubiese sido sustancial”, añade.
La Universidad Nacional publicó un informe de coyuntura económica, el cual hace un llamado de atención al Central para que dé un seguimiento más detallado a la composición de la IED y a su calidad, no solo a la cantidad.
“Si estos flujos de IED contingente cesan o disminuyen drásticamente, entonces sí que habría una presión muy importante sobre el tipo de cambio. Esa es nuestra llamada de atención al BCCR”, detalla Mora.





Carolina Acuña
[email protected]
Ver comentarios