Enviar
Un 56% de las mezclas incumple con la norma mínima de resistencia

Deficiencias en concreto aquejan a obras costeras

• Estudio del Colegio Federado de Ingenieros y de Arquitectos evaluó 25 construcciones de Garabito
• Malas prácticas en el almacenamiento de materias primas, escaso control y medición a la hora de hacer las mezclas afectan preparación

Karen Retana
[email protected]

Defectuosa. Así se cataloga la calidad en las mezclas de concreto utilizadas en algunas edificaciones que se llevan a cabo en la zona del Pacífico del país.
El problema radica en que estas incumplen la norma mínima de resistencia establecida por el Código Sísmico.
Estos resultados se desprenden de una investigación realizada por el Colegio Federado de Ingenieros y de Arquitectos, en conjunto con el Instituto Costarricense del Cemento y del Concreto, a una muestra de edificaciones que se levantan en el cantón de Garabito, Puntarenas.
El 56% de las muestras de concreto recolectadas presentó dicha deficiencia. En total se inspeccionaron unas 25 obras ubicadas en Esterillos Oeste, Playa Hermosa, Herradura, Quebrada Ganado, Tárcoles y zonas aledañas.
“No existe un diseño de mezcla en el sitio y no se controla su preparación, lo cual ha provocado los incumplimientos en la resistencia mínima en el concreto elaborado”, sostuvo Olman Vargas, presidente del Colegio Federado de Ingenieros y de Arquitectos.
El representante también asegura que existe escasa preparación técnica de la mano de obra, con la presencia de operarios no calificados además de una pobre supervisión.
El estudio concluyó además que existe una selección de materias primas inapropiadas, así como deficiencias en el almacenamiento y manejo de los materiales.
En la visita a las obras se constató que solo un 12% de los agregados se recolectaba de forma óptima, mientras que el 58% de manera irregular.
También algunos de los insumos no estaban protegidos contra la lluvia o cubiertos por lonas; el concreto se colocaba en terrenos inadecuados y las mezclas se llevaban a cabo sin dosificar la cantidad de agua.
Estas malas prácticas ponen en riesgo la seguridad de la infraestructura, ya que el concreto muestreado iba a ser destinado para columnas, cimientos, losas de entrepiso, vigas y pavimentos.
Las pruebas fueron realizadas por el Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales (LANAMME) de la Universidad de Costa Rica (UCR).
Esta es la tercera evaluación que se realiza en el país. Inicialmente se llevó a cabo un muestreo de obras en el área metropolitana, donde se evidenció que el 55% de los concretos analizados no alcanzó la resistencia adecuada.
Para 2006 se efectuó el estudio en Guanacaste, donde un 29% de las muestras no cumplía con la norma mínima establecida.
Mientras que en octubre del año pasado, se llevó a cabo en el Pacífico Central.





Ver comentarios