Logo La República

Miércoles, 20 de marzo de 2019



INVERSIONISTA


¿Debo alquilar o comprar mi casa?

Redacción La República [email protected] | Lunes 14 junio, 2010



¿Debo alquilar o comprar mi casa?

¿Es mejor comprar o alquilar en el Oeste de San José? Si pensó que era alquilar, podría estar equivocado. De acuerdo con cálculos realizados tras consultar varios corredores de bienes raíces, tiene más sentido económico realizar una compra del inmueble en esta zona debido a la enorme brecha entre los precios de alquiler y los gastos por compra.

Hasta hace poco, la respuesta era una. Durante los años de la expansión de la zona, la pregunta era irrelevante en gran medida, al tiempo que la gente se apresuró a pagar precios cada vez mayores por los bienes inmuebles. Pero ahora que los precios se han estabilizado y los compradores están siendo más cautos, el debate vuelve a tomar relevancia.

Muchas personas en busca de una casa en estos días están considerando ambas alternativas. Para determinar cuál opción es la mejor, el interesado debe comparar los costos de compra de un condominio de dos o tres dormitorios con los costos de alquilar uno.

La estabilidad de precios es un asunto a considerar. A diferencia de precios de las viviendas, los alquileres podrían aumentar o disminuir en el corto plazo.

A la fecha no existe un estudio público que pormenorice el mercado de bienes raíces para vivienda. No obstante cada agencia lleva sus propios números. “Eso depende del tamaño y otras características importantes como mercado meta, pero se puede decir que un precio promedio son $250 mil”, explicó Laura Zúñiga, directora de Bienes Raíces de Mabinsa.

En el Este de San José el precio de venta promedio de una casa de dos habitaciones ronda los $150 mil, mientras que el alquiler medio anual asciende a unos $18 mil. Comprar, por lo tanto, cuesta cerca de ocho veces el costo anual del alquiler.

En Estados Unidos, por ejemplo, los expertos en bienes raíces recomiendan que nada por debajo de 15 veces la renta anual amerita alquilarse. Si el costo es tal alto que es imposible de comprar, entonces es justificable el arrendamiento.

También se deben tomar en cuenta la apreciación o depreciación futura de los precios. Si, por ejemplo, los precios disminuyen rápidamente en el Este, el costo total de propiedad podría exceder el costo de alquiler, especialmente cuando los costos transaccionales, como las comisiones de bienes raíces corredor, impuestos y gastos de de hipotecas se incluyen.

En general, los alquileres para casas con todas las comodidades en el este y oeste pueden tener precios similares. “En promedio, si es casa ronda $2.500, condominio $1.250 y apartamentos $650”, señaló Zúñiga.

Estos análisis son solo una guía general. Hay también muchos beneficios intangibles para los compradores e inquilinos. Los compradores buscan echar raíces, hacer amigos y unirse a organizaciones locales. Por el contrario, los inquilinos, pueden no querer las responsabilidades de la casa propia o de estar atado. Si viene otro lugar que más les convenga mejor, puede moverse fácilmente. También son más libres para perseguir las oportunidades de empleo en otras ciudades sin preocuparse por la venta de sus casas antiguas y comprar otros nuevos.

Si usted quiere solicitar un crédito, la entidad bancaria tomará en cuenta lo siguiente: estabilidad laboral, capacidad de pago e historial de pago de la Central de deudores de la Superintendencia General de entidades financieras.

“Si la propiedad a adquirir tiene un costo inferior a los ¢32 millones (aproximadamente $58 mil) podrá ser declarada de interés social y por tanto obtener rebajos tanto en la formalización de la escritura así como una rebaja del 50% de los timbres de traspaso”, manifestó Víctor Rojas, ejecutivo de Grupo Mutual.