Enviar
DEBATE:
¿Hay menos trámites para abrir una empresa?


Daniel Chacón
[email protected]


Jorge Woodbridge
Presidente del Consejo Nacional de Competitividad



Preparamos el lanzamiento de una página web donde se concentran todos los trámites para poner a funcionar un negocio, con la intención de agilizar estos procesos.
Antes, esos trámites podían durar más de un año, luego 40 días y ahora se podrá incluso en dos días.
Como punto de partida para el desarrollo del programa las instituciones públicas, encabezadas por el Consejo Nacional de Competitividad y respaldado por los respectivos jerarcas, hacen posible el levantamiento del inventario de las regulaciones y trámites que poseía cada entidad.
A partir de este inventario, se procedió a efectuar una priorización de los trámites, utilizando como indicador el nivel de impacto que cada uno de estos tiene sobre el administrado, medido tanto en cantidad de ciudadanos que deben realizar las gestiones, como por el efecto en las actividades productivas y la generación de empleo.
Por ejemplo, lo usual para iniciar un negocio era el tener que ir al Ministerio de Obras Públicas, Acueductos y Alcantarillados, Hacienda, el Instituto de Turismo, la Caja, el Instituto de Vivienda y Urbanismo, dificultando la agilización del proceso.
Logramos medir que para un visado de planes de construcción es necesario visitar 12 entidades, en algunos casos, hay que agregar otros requisitos.
Debido a ello, trabajamos para digitalizar todo el proceso y quitar los documentos. Para algunas, hay que ir reformando las leyes, para otras ejecutar una reingeniería de los procesos o cambiar los decretos o reglamentos que los rigen.
Estamos claros en que debemos ir hacia un sistema institucional, pero se requiere el compromiso. Hoy, ya tenemos la reforma a la Ley 8220, que norma todo este tema.
Queremos que las personas interesadas se desplacen lo menos posible, agilizar el tiempo de entrada y salida de los trámites así como también efectuar los cobros vía Internet.



Julio Ugarte
Presidente de la Cámara de Comercio

No

La lucha para agilizar los procesos para iniciar nuevos negocios es algo que lleva años, pero es poco lo que se ha logrado a pesar del tiempo.
En la coyuntura actual, uno de los factores que más afectan a la economía es la disminución en la inversión de capital, tanto extranjero como costarricense.
Ante tal planteamiento, me parece indispensable que dentro de las medidas que se puedan tomar para reactivar la economía está precisamente la reducción de trámites para que el iniciar un negocio se vuelva más atractivo y no un cuello de botella.
Cuando un inversionista trata de iniciar una empresa o proyecto, el emprendedor se encuentra con un proceso lento y tedioso.
Por tal motivo, prefiere irse a otro lugar donde no tenga que enfrentar tanto trámite, obstáculo, papelería y burocracia. Todo esto lo que provoca es ahuyentar al empresario.
Los ejemplos de mejora los tenemos en la misma Centroamérica, donde los trámites son muy acelerados para instalar una nueva empresa y ponerla a operar.
En buena hora, el ministro de Competitividad, Jorge Wodbridge, está haciendo un esfuerzo en este sentido.
Sabemos del plan piloto que se puso a funcionar en la Municipalidad de Curridabat. Esperamos que conforme se vayan logrando los ajustes para acelerar los trámites, el programa se extienda a otros municipios.
Confieso que alguna vez trabajé en el tema y es difícil, porque cuando se trata de eliminar un proceso o trámite duplicado, la intención se estrella con grandes obstáculos que incorporan los reglamentos, algunos más obsoletos que otros.
Sumado a ello, la gran cantidad de leyes, de regulaciones y reglamentos termina por desincentivar el inicio de nuevos negocios. Hay que limpiar toda esa maraña legal, eliminar la duplicidad de leyes, integrar procesos en ventanilla única para que los trámites se vayan reduciendo.
Ver comentarios