Enviar
Cumbre abre integración económica intercoreana

Proyectos económicos acordados entre Pyongyang y Seúl tendrán un coste de alrededor de $11.200 millones

Seúl
EFE

La declaración firmada durante la cumbre entre las dos Coreas sienta las bases de una integración económica entre ambos países, aunque todo dependerá de la voluntad de compromiso del país comunista.
Roh Moo-hyun, presidente surcoreano, aseguró el viernes que la cumbre establece una primera fase en la creación de una comunidad económica coreana, informó el portavoz presidencial Cheon Ho-seon.
Actualmente, y a pesar de la imagen inexpugnable del país estalinista, la iniciativa privada surcoreana mantiene algunos negocios privados en Corea del Norte.
Es el caso de las empresas establecidas en la zona económica especial de Kaesong, un parque industrial en el que trabajadores norcoreanos producen bienes para empresas de Corea del Sur, destinados al mercado surcoreano.
Sin embargo, los planes establecidos durante la cumbre intercoreana cerrada el jueves, prevén un salto cualitativo en la unión de esfuerzos económicos entre las dos Coreas.
Según un estudio difundido el viernes por el Instituto Económico Hyundai (IEH) de Seúl, los proyectos económicos acordados en la declaración emitida el jueves tendrán un coste de alrededor de $11.200 millones, que pesarían sobre el presupuesto público surcoreano.
Sin embargo, el estudio asegura que las inversiones generarían al mismo tiempo beneficios por valor de $143 mil millones para la economía de Corea del Sur.
El pacto entre las dos Coreas prevé llevar a cabo varios proyectos económicos bilaterales encaminados a una prosperidad común.
Entre ellos, la reparación del ferrocarril entre las ciudades norcoreanas de Kaesong y Sinuiju y de la carretera norcoreana entre Kaesong y Pyongyang, con el objetivo de que sean utilizados por los dos países.
Además, se construirán astilleros en las ciudades norcoreanas, se pondrán en marcha proyectos en agricultura y se creará una zona económica especial en la costa occidental de la península.
De acuerdo con el estudio de IEH, la cooperación económica ayudará a recortar el gasto de la Unificación de Corea del Sur al establecer las bases de la industria norcoreana y modernizar la agricultura, creando un circulo virtuoso en la economía norcoreana.
La cooperación económica ayudará además a rebajar la tensión en la península y a crear un nuevo motor de crecimiento económico en el Sur, que encontrará en el Norte un terreno en el que casi todo está por construir.
El estudio prevé un coste de $4.600 millones para crear una nueva zona económica especial en la costa occidental y otros $1.500 millones en la revisión de los ferrocarriles norcoreanos.
El IEH señaló que la inversión anual de Corea del Sur corresponderá tan sólo a un 0,25% de su Producto Interior Bruto (PIB) si se lleva a cabo a lo largo de los próximos cinco años.
El ministro de Finanzas surcoreano, Kwon Ho-kyu, apuntó que los proyectos económicos proporcionarán a las empresas surcoreanas oportunidades de inversión que otorgarían a la economía surcoreana un terreno virgen para el crecimiento.
No obstante, el ministro alertó de que en el pasado factores políticos han retrasado anteriores compromisos económicos con Corea del Norte.
El profesor de la Universidad Fenemnia de Seungsin, Kang Suk-hyun, se unió a las voces que piden cautela y señaló que aún existen múltiples factores políticos que dificultan la consecución de los grandes planes económicos.
Algunos analistas señalaron que Corea del Norte puede convertirse en una zona de atracción de la inversión, como el caso de China, siempre y cuando se ejecuten los planes económicos y Corea del Norte muestre voluntad de cumplir con sus compromisos.
Pie de foto:

Ver comentarios