Enviar
Cuidados de peso

La obesidad es el principal problema en cuanto a nutrición que sufren los niños en Costa Rica, sin embargo el país ocupa una buena posición con respecto a los centroamericanos

Melissa González
[email protected]

Más de 150 personalidades, entre ellos médicos y científicos de 17 países, se reunieron en el Primer Taller LATAM de Nestlé Nutrition Institute, que se basó en La Nutrición Pediátrica en América Latina.
Esta iniciativa puso sobre la mesa varios temas de interés global, entre ellos las deficiencias nutricionales específicas, la seguridad alimenticia, desnutrición proteínico-energética y el sobrepeso y obesidad.
Sin duda, este último es uno de los principales problemas que se viven en todo el mundo.
Incluso la Organización Mundial de la Salud lo ha catalogado como uno de los retos más importantes de la salud pública, por su impacto en enfermedades crónicas asociadas.
Entre los resultados que se extrajeron del taller está que la obesidad tiende a persistir, particularmente de la adolescencia a la vida adulta.
“Si la obesidad se presenta a los seis años el riesgo de perpetuarse es mayor del 50% y alrededor del 80% de estos niños y adolescentes obesos serán adultos obesos”, según cifras aportadas por varias organizaciones al taller, entre ellas la Unicef.
Además, se estimó que si un adolescente es obeso, su probabilidad de llegar a ser un adulto obeso es del 70%.
“En Costa Rica el problema más importante es la obesidad, que trae consigo varios males como la diabetes, hipertensión, algunos tipos de cáncer; la magnitud y severidad es cada día mayor”, expresó Rosa María Novygrod, directora de la Secretaría de la Política Nacional de Alimentación y Nutrición.
En nuestro país se estima que el 6,2% de los preescolares padece obesidad, según Novygrod.
“Además, un estudio de la Universidad de Costa Rica revela que uno de cada cuatro personas en edades de los ocho a los 19 años tiene sobrepeso u obesidad”, agregó.
Estos problemas también se vislumbraron en una encuesta realizada en 2006 por parte de la Universidad Nacional, donde se concluye que la población costarricense se caracteriza por ser sedentaria pero a la vez por ser educada, ya que sabe que deben comer menos grasas y carbohidratos y aun así lo hace.
A este problema se suma la deficiencia de micronutrientes, entre ellos el hierro, ácido fólico y zinc, que afecta a los niños y causa desnutrición. Sin embargo, la incidencia de desnutrición infantil en el país es la más baja de la región.
El país donde se da más es el en Guatemala con un 22,7%, mientras que en Costa Rica, en un 4%, cifras específicamente de la población menor de cinco años.


Diez principios para la prevención de la obesidad

Nuestro país no escapa al problema de la obesidad así se ha documentado en varias investigaciones, ante esto es importante conocer a nivel poblacional recomendaciones para combatirla:

1. Promover cambios conductuales; la educación por sí sola no es suficiente para cambiar conductas relacionadas con el peso.
2. Integrar la actividad física a la vida diaria y no únicamente incrementar el tiempo de ejercicio por diversión.
3. El diseño de programas sostenibles permitirá lograr un cambio en la dieta, la actividad física y los niveles de obesidad a lo largo del tiempo.
4. El apoyo político así como la colaboración intersectorial y la participación comunitaria son esenciales para el éxito.
5. Adaptar intervenciones a la realidad local, incluso en iniciativas a nivel nacional, cumplirá con las necesidades, expectativas y oportunidades reales de la comunidad.
6. Toda la comunidad debe ser incluida, no únicamente la población sana y motivada.
7. Asegurar que los programas cuenten con los recursos adecuados.
8. Integrar los programas a iniciativas ya existentes, cuando sea apropiado.
9. Diseñar programas basados en la mejor teoría y evidencia existentes.
10. Incluir un componente de monitoreo y evaluación en los programas con el fin de difundir experiencias.

Fuente: Información dada a conocer en el Primer Taller LATAM de Nestlé Nutrition Institute, un extracto de Obesity prevention: the case for action.
Ver comentarios