Pizarrón
¿Cuál es el miedo al candidato?

Señalan que la precampaña interna en Liberación Nacional (PLN) perjudica al gobierno, en tanto definir el candidato presidencial debilita al gobierno pues se tendrían dos poderes o dos gobiernos, en Zapote y en la sede del PLN y, que el candidato no dejaría gobernar a la Presidenta y los diputados se alinearían con el candidato y no con Zapote para ver qué agarran en el siguiente gobierno o con el futuro candidato presidencial.
En los procesos electorales ningún candidato oficial ha dejado huérfano al gobierno o le restó apoyo. A ninguno le conviene. Igual para el candidato del PLN como para la Unidad Social Cristiana o sus antecedentes partidarios cuando han sido gobierno. Solo ellos han gobernado.
Los partidos que no han gobernado no tienen este problema. A ninguno de sus candidatos esto los afecta. Les aventaja en cuanto definidos sus candidatos apuntan mejor sus baterías hacia lo que resta del gobierno de turno, la presidencia, su partido y su futuro candidato.
Veamos procesos electorales con sus candidatos. Para la campaña electoral del 53, ¿en qué afectaron Fernando Castro Cervantes del partido Demócrata y José Figueres al Presidente Otilio Ulate? En nada. En la campaña del 57 afectó electoralmente al PLN la separación con candidatura propia de Jorge Rossi, pero la de Francisco Orlich al gobierno de don Pepe en nada alteró. En la campaña del 61, en nada afectaron, al gobierno de Mario Echandi, tan solo en ir divididos Rafael Angel Calderón Guardia y Ulate, facilitando el triunfo de Orlich.
En la campaña del 65 en nada afectó al gobierno de Orlich la candidatura de Daniel Oduber. En la campaña del 69 en dada afectó al gobierno de José Joaquín Trejos las candidaturas de Echandi, de Virgilio Calvo y de Jorge Arturo Monge, por los partidos Unificación Nacional, Frente Nacional y Demócrata Cristiano.
En las campañas del 73 y 77 con ocho partidos en cada una, en nada afectó al gobierno de Figueres la candidatura de Oduber, a pesar de que ya Rodrigo Carazo tenía partido propio, ni al gobierno de Oduber la candidatura de Luis Alberto Monge.
En el 81 nada afectó al gobierno de Carazo que su Canciller fuera su candidato. Oscar Arias candidato en el 85 no afectó en nada al gobierno de Luis Alberto, ni Carlos Manuel Castillo alteró nada al gobierno de Arias con su candidatura en 1989.
A Rafael Angel Calderón en el 93 no le afectó la candidatura de Miguel Angel Rodríguez. A José María Figueres en nada le afectó la candidatura de José Miguel Corrales en el 97, como tampoco le afectó a Miguel Angel la candidatura de su diputado Abel Pacheco en el 2001, ni a Pacheco le molestó la candidatura de Ricardo Toledo en el 2005. Y Oscar Arias impulsó la candidatura de Laura Chinchilla en el 2008 sin que le afectara nada su separación del gobierno en el 2009, amén de quedarse sin vicepresidentes. ¿Acaso no había gobernantes en esos casos?
¿Por qué tener miedo de que el PLN elija ya su candidato? Quienes le tienen miedo al candidato del PLN muestran su debilidad. Es mejor tener ubicado y definido el candidato del gobierno PLN para que la oposición lo enfrente con certeza.

Vladimir de la Cruz


Notas Anteriores

Miércoles 20 Junio, 2012

Bodas gais

El matrimonio de los homosexuales y lesbianas no es solo tema ...
Miércoles 30 Mayo, 2012

Retazos políticos

De los candidatos inscritos en la opinión pública deseosos de encabezar sus partidos ...