Enviar
Lunes 29 Octubre, 2012

Crisis en el PUSC

En el PUSC se están presentando situaciones poco inteligentes. Las encuestas dan al PUSC, de un 10% a un 15% de apoyo electoral. Se estima que este porcentaje seguirá creciendo con el proceso de designación de las nuevas estructuras partidarias.
Lo que no entiendo, por qué algunos dirigentes del grupo Renacer, están impulsando la división del partido, al no incorporar en la toma de decisiones a la tendencia calderonista. La Unidad sin el calderonismo sería un cascarón.
La propuesta de la tendencia Convergencia Calderonista es la más sensata para nuestra democracia, unir a los partidos de oposición en contra del PLN, designar un candidato a la Presidencia de la República, en una gran convención de partidos de oposición, y no un candidato del PUSC que estaría condenado al fracaso.
Ningún partido solo, o en una pseudoalianza, o, sin contar con el apoyo del calderonismo tendría opción al triunfo; Echandi, Trejos, Carazo, Calderón, Rodríguez y Pacheco llegaron a la Presidencia por el apoyo decidido del calderonismo, con una ideología y principios socialcristianos.
La meta es ganar las elecciones de 2014, y esto no se logra con actitudes excluyentes, sino con posiciones inclusivas.
El grupo Renacer no debería de actuar, de manera similar al gobierno de 2002-2006, en relación con la situación de los expresidentes Rodríguez y Calderón. Actuación que no fue la mejor, al no alzar la voz en defensa del debido proceso, de la presunción de inocencia, y ponerse junto con los enemigos de siempre, deseosos de recuperar sus espacios de poder, alimentando el linchamiento público, el maltrato y la humillación a los máximos líderes del PUSC.
La pregunta es; queremos realmente ganar las elecciones de 2014, o solo pretendemos llevar a algunos de los actuales dirigentes a la Asamblea Legislativa. Es decir, estamos pensando en el país, o en nuestras propias ambiciones.
Debemos cambiar el rumbo del país, volviendo por los senderos de la justicia social, en defensa de los sectores más pobres, en contra de estos gobiernos neoliberales que están a favor de los más ricos.
No cabe duda, que un amplio sector de la población costarricense, hombres y mujeres, estamos muy preocupados por el futuro de la patria. Un tercer gobierno consecutivo del PLN sería el comienzo del fin de nuestro sistema democrático, basado históricamente en la alternabilidad de los partidos en el poder.
No es tiempo de satanizar partidos ni personas, la nueva opción partidaria debe unir a todos, ningún partido y ninguna persona debe ser vetada en la construcción de esta nueva realidad política, el país exige un gran triunfo; no es tiempo de mezquindades, ni egoísmos.

Mario Mondol García
Historiador
[email protected]