Crece tecnología de los detectores de radar para evitar multas de tránsito
Waze por sí solo comparte trampas de velocidad, también, entre otros peligros. Bloomberg/La República
Enviar

Crece tecnología de los detectores de radar para evitar multas de tránsito

 Luego de gastar seis cifras, ahora finalmente tienes tu auto soñado. Seiscientos caballos de fuerza. De cero a 100 kilómetros por hora en 3 segundos. Curvas que te hacen morder el dedo pulgar y contener la respiración.
Es perfecto. Y captará toda la atención. Especialmente de los policías.
"Hay muchas maneras de conseguir una multa en estos días", dice Tim Coomer, el vicepresidente de desarrollo de productos en Escort, una empresa que desarrolla tecnología para evitar multas de tráfico.
"Entre los detectores de radar, cañones láser, aviones y cámaras de luz roja, muchos municipios están buscando generar nuevos ingresos".
Estábamos conduciendo un descapotable Bentley Continental hasta Westchester ayer, probando su nuevo Escort Passport MAX2 de $599.
Es el "mac daddy" de detectores de radar, dice, capaz de detectar el radar a 13 millas de distancia, inhibir los láser, y rastrear cada cámara de luz roja en todo el país.
Y hay un montón de oportunidades para eso: las multas de tráfico en este país son una industria de $6 mil millones. Más de 4 millones son emitidas cada año.
Había supuesto que un dispositivo de esta naturaleza sería ilegal, pero Coomer rápidamente me corrigió.
Resulta que los detectores de radar son legales en todos los estados excepto en Virginia y el Distrito de Columbia.
La tecnología de inhibición de láser es ilegal en más estados (Illinois, Texas, California, para nombrar unos pocos), pero legal en otros (Oregón, Arizona, Maine, Nueva York).
Se han destacados para los civiles desde 1970, pero en aquel entonces eran grandes cajas negras con soportes ventosos alimentados con cables tirabuzones, mal ajustados y pegajosos. Decididamente poco atractivos, y algo prominentes.
Eso es lo bueno del progreso. Los dispositivos de hoy son delgados, aproximadamente del tamaño de un teléfono móvil de Samsung y de una pulgada de grosor, y pueden funcionar con la energía de la batería o con un solo cable USB. O mejor aún, lo puede instalar directamente en su coche por lo que no tendrá que mirar a ninguna caja negra en absoluto. (Escort le venderá un dispositivo hecho a medida para el coche por alrededor de $2 mil).
Funcionan mediante la emisión de un pitido agudo en caso de detectar un radar y muestran barras en una pantalla que indican cuan cerca se encuentra el radar o el láser. Incluso memorizarán puntos que dan falsos positivos, como el radar activado en las puertas giratorias automáticas en algunos grandes hoteles. Esto es un gran paso.
Los dispositivos Escort también vienen con una aplicación, Escort en vivo, y es en esto donde se diferencian. Todo el mundo que utilice el mismo aparato comparte su información con usted, si usted lo desea. Es como Waze para las trampas de velocidad. La aplicación es gratuita para el primer año, pero luego requiere una suscripción. También puede obtener las alertas de radar sincronizadas con el reloj de Apple, si usted tiene uno, que es especialmente útil para las personas a bordo de motocicletas.
O para aquellos que simplemente les guste incorporar cosas nuevas para acompañar su nuevo auto soñado.

Bloomberg
 

 

Ver comentarios